El Correo Gallego

Noticia 66 de 83 noticia anterior de Descubra el fin de la tierra Área de Compostela » Descubra el fin de la tierra

viaje al fin de la tierra

Una espectacular cascada de O Ézaro que levanta pasiones

Imagen de la cascada el viernes por la noche - FOTO: Jesús Trillo
Imagen de la cascada el viernes por la noche - FOTO: Jesús Trillo

JESÚS TRILLO  | 31.03.2013 
A- A+

La cascada de O Ézaro, permanentemente custodiada por el Monte Pindo (Olimpo Celta), se ha convertido en un recurso turístico de primer orden, ya no sólo de Costa da Morte, sino de Galicia. Y cada vez son más los visitantes que llegan al Finisterre español preguntando por la singular desembocadura del río Xallas.

La abundante cantidad de agua que se dejaba caer por la ladera del monte, motivada por las intensas lluvias, junto con la iluminación del entorno, propiciaron que multitud de personas no quisiesen perderse este espectáculo visual sin par. Aunque buena parte de la gente se concentró de 22.30 a 24 horas de ayer y anteayer, coincidiendo con el encendido del alumbrado, según informó el alcalde de Dumbría, José Manuel Pequeño, "o venres ao mediodía houbo xa grandes retencións de coches no Ézaro".

Varios visitantes explicaron a EL CORREO en el propio paraje su impresión sobre lo contemplado. Javier Rodríguez y Aroa García, de Vigo, comentaron que "¡no la conocían, "pero es algo majestuoso". Al estar encerrada entre las montañas, matizaron, "se magnífica aún más, y a ello hay que unir el hecho de que esté habilitado para estar casi debajo de la propia catarata".

Otro vigués, Carlos Fole aseguró que "tenía muchas ganas de venir a verla y me gustó muchísimo". Explicó que hace unos años estuvo en las cataratas del Niágara, "y esta me sorprendió de igual forma".

María Soledad Fernández llegó desde Xinzo de Limia para disfrutar de la Semana Santa de Costa da Morte. Calificó la cascada de "espectacular". Afirmó que fueron a verla el viernes por la noche por primera vez, "e hoxe -por ayer- volveremos, para vela de día".

María Gómez, una joven salmantina hospedada en un establecimiento de turismo rural del municipio de Muxía, calificó la experiencia vivida de "inolvidable". Destacó la belleza y la fuerza de la naturaleza en este singular paraje. Cuando regrese, afirmó, "correré la voz por medio Salamanca para decir que nadie se puede morir sin ver este gran espectáculo".

 

QUÉ HACER

CEE. Los que se acerquen a la Costa da Morte el último día de Semana Santa tienen en Cee un mercado ambulante, que ofrece absolutamente de todo. Para dar un paseo o disfrutar de una comida campestre, el área recreativa de los molinos de Toba.

DUMBRÍA. El Concello dumbriés ofrece la singular cascada y mirador de O Ézaro, además de ser un territorio ideal para disfrutar del senderismo.

MUXÍA. En la villa de Muxía, la Casa das Beiras acoge sendas exposiciones de artesanía y pintura. Parajes como los monasterios de Moraime y Ozón, el Cabo Touriñán o las Caldeiras del río Castro son también visita obligada.

VIMIANZO. El castillo vimiancés acoge la Mostra de Artesanía en Vivo. Hoy, en horario de 10.00 a 14.00 y de 16.00 a 20.00 horas, pueden conocerse unos ocho oficios tradicionales de la zona.