El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Área de Compostela  |   RSS - Área de Compostela RSS

LUIS RODRÍGUEZ MARQUÉS, en el club de los Gallegos del Año

“Proporcionar empleo es lo que me causa más satisfacción”

{ El Bierzo 1931) Nació en el seno de una familia con larga tradición en comercialización de vinos y bebidas. En 1951 empieza a trabajar en la empresa familiar, compaginándolo con sus estudios de Comercio, y en 1983 funda la marca Ruavieja, pionera en etiquetado y con una clara apuesta por la calidad que la convierte en una de las primeras firmas de licores de España.

Luis Rodríguez Marqués
Luis Rodríguez Marqués

MARÍA RENDUELES. SANTIAGO  | 08.10.2017 
A- A+

La tradición de la familia Rodríguez Marqués en el sector de los destilados está hoy garantizada con los hijos y nietos de este gran emprendedor, que representan la cuarta y quinta generación respectivamente.

Fundó una de las empresas más exitosas y con mayor proyección nacional e internacional del sector de los aguardientes, la marca Ruavieja. Incansable trabajador y empresario de éxito y por tradición familiar, Luis Rodríguez Marqués pasará a formar parte el próximo día 26 de selecto club de los Gallegos del Año, instituido hace 28 años por el Grupo Correo Gallego. Un galardón que, según dice, le provoca "una gran sorpresa, y, sobre todo, un profundo y sincero agradecimiento a su consejo editor por ese reconocimiento". El empresario añade que su mayor satisfacción "siempre ha sido poder proporcionar empleo y trabajo a toda la gente que durante muchos años ha colaborado conmigo".

Luis Rodríguez Marqués, Arganza (El Bierzo), provincia de León, nació el 19 de febrero de 1931 en el seno de una familia con larga tradición en la comercialización de vinos y bebidas. En el año 1888, su abuelo y su tío-abuelo -Víctor y Miguel Rodríguez Ovalle- habían fundado en dicha localidad leonesa una bodega en la que elaboraban y comercializaban vinos y aguardientes. Ya en el año 1929 el padre de Luis Rodríguez Marqués, Luis Rodríguez Fernández, asume la dirección de la empresa familiar, y en el año 1935 decide establecer una nueva bodega en Cacabelos, también provincia de León, que va a tener su sede principal en el edificio que actualmente acoge el Museo Arqueológico de Cacabelos. Este empresario, en el año 1941, extiende su actividad a Galicia, estableciendo un almacén de vinos y licores en la ciudad de Lugo, en la que fija el domicilio familiar.

Así, en el año 1951, Luis Rodríguez Marqués, compaginando sus estudios de Comercio, comienza a trabajar en la empresa familiar. En 1964 traslada su domicilio a Santiago de Compostela, donde funda una empresa dedicada al embotellado de vinos y vinagres, con la marca Rofemar. En 1983 abandona la actividad de embotellado de vinos y funda la firma Ruavieja, volcada en el embotellado de aguardientes y licores, que fabricará bajo esa misma marca.

En aquellos tiempos, más del 70% de los aguardientes y licores gallegos se comercializaban a granel y sin marchamo de origen ni control sanitario alguno. Incluso, en la mayor parte de los restaurantes se servían en envases correspondientes a otros productos, y sin etiquetado, con evidente desprestigio de la imagen del producto. Luis Rodríguez Marqués, al frente de Ruavieja, realizó una decidida apuesta por la calidad de los aguardientes gallegos, y, con el transcurso de los años, esta empresa se convirtió en una de las primeras firmas de licores de España, vinculando el nombre de Galicia a un producto de suma calidad, netamente gallego, reconocimiento del que anteriormente había carecido.

En 1986, Ruavieja, ocupando ya una posición de liderazgo en España en el sector de aguardientes y licores, sella una alianza societaria estratégica con Larios, empresa líder en España en la venta de ginebras. Esta alianza supuso un espaldarazo definitivo a la expansión de Ruavieja facilitando la llegada de sus productos a muchos nuevos puntos de venta, hasta que, en 1998, el segundo grupo más importante en el mundo en el sector de las bebidas espirituosas -nos estamos refiriendo al grupo Pernod Ricard- adquiere el 100% del capital de Ruavieja, cuando esta marca ya está presente en todo el territorio español y es conocida en muchos otros países.

En esta operación queda garantizada la continuidad familiar en la empresa, personalizada hoy en el hijo de Luis Rodríguez Marqués, Víctor Rodríguez-Marqués Basanta, quien permanece en la gerencia de Ruavieja y también garantiza la presencia de la firma en territorio gallego. En la actualidad esta firma comercializa anualmente más de ocho millones de botellas de licores y aguardientes elaborados en Galicia.

Pero el éxito alcanzado al frente de Ruavieja, no agotó todo el caudal emprendedor de Luis Rodríguez Marqués. El progresivo incremento de las ventas y el paralelo aumento de sus necesidades de abastecimiento de aguardientes que cumpliesen todos los requerimientos de calidad y legalidad, le llevaron a fundar en el año 1988 la empresa Destilerías de Galicia, en la localidad ourensana de O Barco de Valdeorras.

Igualmente, su figura fue la principal catalizadora para que un grupo de empresas del sector de alcoholes de León y Madrid se decidiesen a acometer la creación de Destilerías Compostela. Esta empresa, con unas modernas instalaciones, viene destilando la mayor parte de los orujos que se producen en Galicia, con una capacidad de proceso anual de más de diez millones de kilogramos de orujo, siendo, además, pionera en el aprovechamiento integral de todos los residuos y subproductos derivados.

También, y a lo largo de su dilatada carrera empresarial fundó otras empresas, como Colecciones Históricas o Adegas Galegas, bodega ubicada en la subzona del Condado de la DO Rías Baixas, y cuyo consejo de administración presidió.