El Correo Gallego

Comarcas | comarcas@elcorreogallego.es

"El cocinero se fue por no dar a los niños esa porquería"

Indignación de los padres de la guardería de Ordes por la nueva gestión del comedor

ALBA TALADRID ORDES   | 21.10.2010 
A- A+

Alba
La escuela infantil comenzó funcionando con administración directa del Concello.
FOTO: Alba

Con el inicio del nuevo curso la guardería municipal de Ordes estrenaba modelo de gestión. Después de haber funcionado bajo la administración directa del Concello, motivos económicos forzaban a la Corporación a aprobar en pleno un cambio de modelo pasando a adjudicar la gestión a una empresa privada. Pero el cambio no ha cuajado entre los padres, al menos entre los usuarios del servicio de comedor.

Algunos de ellos mostraban su indignación a este diario alertando de una caída en picado de la calidad de los menús que se sirven a los pequeños, de entre cero y tres años. Aseguran que el empeoramiento es tal que "el cocinero se fue por no dar a los niños esa porquería de comida". Y, como consecuencia de la marcha de este, la actual cocinera es la misma persona que antes ejercía de limpiadora de las instalaciones de la guardería.

Entre sus quejas concretas citan el cambio de aceite de oliva por girasol, o la carne de ternera por cerdo, "que es especialmente grave en niños tan pequeños". Además afirman que se elabora un único menú para todos los niños, independientemente de sus edades: "Para los pequeños pasan la batidora y punto".

Recuerdan también que antes los menús estaban avalados por expertos en pediatría del Hospital Clínico de Santiago, mientras que ahora han perdido estas garantías por no cumplirse los requisitos.

ataladrid@elcorreogallego.es

"Son rencillas personales"
Desde el Concello la edil de Educación, Silvia Marín, aportaba ayer otra visión. Comenzaba por aclarar que "cuando la gestión era directa yo misma revisaba los menús, pero ahora lo hace una empresa. Eso sí, con todas las garantías que exige la Administración en la prestación de este servicio y se siguen recomendaciones de menús saludables". Además aclaraba que el Concello no ha recibido ninguna protesta formal y que sólo una madre pidió información sobre el cambio de gestión y de cocinero. Marín achaca la marcha de este a "rencillas personales con la empresa porque no quiso asumir más competencias, como limpiar". "El personal sigue siendo el mismo", sentenció.