El Correo Gallego

Comarcas | comarcas@elcorreogallego.es

Director gerente de Paquito

Manuel López Outeiral: “El mercado italiano dio en los 60 el espaldarazo al mejillón gallego”

La empresa boirense Paquito, que exporta sus productos a media Europa, prepara su salto al mercado norteamericano desde sus tres plantas de Chile // Da empleo a 230 personas y factura 34 millones de euros // La compañía tiene su origen en la batea que Francisco López compró en 1947

SUSO SOUTO • BOIRO  | 18.04.2009 
A- A+

Manuel López Outeiral, director gerente de la empresa Paquito, ubicada en O Castro (Boiro)

Manuel López Outeiral es el director gerente de Paquito SL, empresa familiar dedicada a la elaboración de productos del mar ultracongelados y precocinados, que puso en marcha en Boiro su padre en 1947 y tiene su origen en la tercera batea que se instaló aquel año en Galicia.

Hoy, la firma exporta sus productos a varios países de Europa y tiene tres sociedades en Chile. Su facturación anual supera los 34 millones de euros y da empleo directo a 230 personas.

– ¿Cuáles son los orígenes de Paquito?

– La actividad se inició en el año 1947 cuando mi padre, Francisco López Silva, adquirió la primera batea en la ría de Arousa, que entonces era la tercera de Galicia, por lo que se puede decir que fue un pionero del sector.

Las otras dos eran del marqués de Revilla. Al año siguiente compró la segunda batea. Ya en los años 60, el mercado abierto en Italia marcó el despegue, porque ofrecíamos un producto de cultivo de alta calidad nunca visto en Europa, ya que no tenía arenas ni lodo, frente al mejillón holandés, que era de fondo.

Los orígenes de la empresa se sitúan en 1967 a raíz de una directiva que sacaron las autoridades francesas, que exigían que el mejillón que entrase en sus mercados fuese previamente depurado. Esta misma exigencia la hizo luego Italia, donde había habido un serio problema de cólera porque en ese país tenían las bateas a las salidas de las cloacas.

Fue entonces cuando mi padre compró una antigua fábrica de salazón en el lugar de Careixo (en la parroquia boirense de O Castro), de 200 metros cuadrados, que se transformó en una piscina. Luego se hicieron otras cinco piscinas más en el año 1968 y, al año siguiente, se puso en marcha la planta de cocción y congelación.

– ¿Cómo trabajaban entonces?
– Evidentemente, no había los medios que hay ahora. Hay que tener en cuenta que el producto tardaba dos días en llegar a Madrid y tres o cuatro en llegar a Italia, por lo que el mejillón iba debilitado y se moría.

De modo que lo que hacíamos era reparcarlo, es decir, meterlo en bolsas y dejarlo en la mallante de la playa para que tuviera marea alta y marea baja. Así, se enraizaba en la arena y aguantaba vivo durante más tiempo.

– ¿Qué instalaciones forman la empresa en la actualidad?

– Las instalaciones actuales ocupan una superficie de 24.000 metros cuadrados e incluyen una planta de cogeneración con una potencia de cuatro megas que proporciona energía eléctrica, calor y frío a toda la factoría; tres líneas de precocinados; la línea de cocción de mejillón, que es la mayor, aunque estacional, pues funciona cinco o seis meses al año; la línea de limpieza de cefalópodos; la línea de ultracongelación; dos cámaras frigoríficas, con una capacidad de 41.000 metros cúbicos, y la parte de cultivo, con cuatro bateas que producen al año una media de 500 toneladas.

– ¿Cuáles son la producción, la facturación y el empleo?

– La plantilla actual es de 230 personas y en 2008 facturamos 34 millones de euros (cifra récord en la historia de la empresa), registrando un crecimiento del 15% respecto al año anterior.
Este año esperamos incrementar sensiblemente esta cifra. La producción anual ronda las 19.000 toneladas de producto.
El 40% de nuestro mercado es nacional (en todas las comunidades autónomas). El 60% de nuestra producción se comercializa en Europa, fundamentalmente en Francia, pero también en Alemania, Italia, Bélgica, Portugal, Grecia, Holanda, Dinamarca e Inglaterra. El 75% de las ventas van dirigidas a supermercados y grandes áreas comerciales y, el resto, a mayoristas, importadores y plantas de transformación.
Fuera de la Unión Europea, también tenemos importadores distribuidores en Suiza y Rusia.

– ¿Tienen actividad empresarial en otros países?

– Sí. Tenenos tres plantas en Chile con otras tantas sociedades: una de cultivo de mejillón (Galaico Chilena de Pescados y Mariscos), otra de transformación para cocción y congelación de mejillón y almeja (Huimar Limitada) y otra exportadora (Paquito Chile). Desde estas tres plantas abastecemos el mercado americano, siendo nuestros principales compradores Chile, Argentina, Uruguay y Brasil, aunque desde allí también sale el producto hacia Europa.

– ¿Tienen previsto algún proyecto de expansión?

– Estamos necociando con EEUU, en cuyo mercado pretendemos entrar la temporada que viene (2010-2011). Por otra parte, estamos ampliando la sección de precocinados con una línea más que estará operativa en 2010.

La inversión realizada es de 5,6 millones de euros y es el segundo año de un plan de ampliación que finalizará en 2010, financiado al 60% con fondos estructurales europeos.

– ¿Cuáles son sus principales clientes y sus proveedores de materia prima?

– Los mayores clientes son el grupo Carrefour-Día, Lidl, Alcampo y Macro. En cuanto a nuestros proveedores, el mejillón procede de nuestras propias bateas y de las agrupaciones de productores de todas las rías gallegas. El calamar lo importamos de Argentina y Nueva Zelanda.

n delegribeira@elcorreogallego.es

UNA FIRMA FAMILIAR EN EXPANSIÓN

Cuatro hermanos al frente

– ¿Cuál es su red comercial?

– Además de la producción propia, importamos y vendemos (actividad conocida como trading) merluza, lenguado, rosada, hoki y langostino de Nueva Zelanda, Argentina y Chile. Es decir, hacemos de centro de distribución. Esta actividad empresarial supone un movimiento anual de tres mil toneladas de pescado. Francisco Velert Muñoz dirige una red comercial con oficinas en Madrid y Barcelona, pero también tenemos dos delegaciones en Italia, una en Grecia y una en Inglaterra, así como tres delegados para el resto de Europa. Por cierto, participamos en las principales ferias de alimentación del mundo, como Conxemar, en Vigo, la ESE (European Seafood Exposition) de Bruselas o la Seafood de Boston.

– ¿Cuál es la seña de identidad de Paquito?

– El mejillón siempre fue nuestro producto estrella y lo sigue siendo. Por otra parte, continúa siendo una empresa familiar. Mi padre, que tiene 77 años, es el presidente de la compañía y sigue viniendo a trabajar como uno más cada día. Yo soy el director general y mis hermanos ocupan también puestos de dirección: Francisco es el director de compras, Jesús es el director de producción y Pablo es el director de finanzas.

– ¿Qué certificaciones de calidad tiene la empresa?

– Además de la ISO-9000 y Galicia Calidade, estamos implantación las normas IFS y BRC.