El Correo Gallego

Comarcas | comarcas@elcorreogallego.es

Monte Pindo opta a ser el nuevo parque natural de la comunidad

Acoge 5 hábitats y 8 especies vegetales protegidas //Es un Punto de Interés Geológico

JOSÉ MANUEL RAMOS CEE   | 08.09.2010 
A- A+

Javier Toba
Macizo granítico del Monte Pindo (Carnota) que ecologistas, profesores e investigadores quieren convertir en parque natural.
FOTO: Javier Toba

Profesores universitarios, investigadores y representantes ecologistas solicitarán ante el Observatorio Galego da Biodiversidade que el Monte Pindo (Carnota) sea declarado el séptimo Parque Natural de Galicia. La iniciativa, que fue presentada ayer en la sede compostelana de Adega, supondría, según sus promotores, importantes beneficios ecológicos y económicos para la zona.

Como aval de su petición destacan que el Monte Pindo acoge cinco hábitats protegidos por una directiva europea, ocho especies vegetales igualmente protegidas por la legislación autonómica, y doce especies de fauna inscritas en disintos Libros Rojos, según el documento revisado por Xavier Amigo, profesor de Botánica de la USC y Pedro Galán, profesor de Zoología de la UAC.

Además, en el documento que presentarán avalando su petición, los expertos resaltan que se trata de una área clasificada como Punto de Interés Geológico del Estado español. A ello hay que sumar que el Monte Pindo acoge abundantes restos patrimoniales medievales, además de ser un lugar con un gran valor simbólico al que Otero Pedrayo definió como el Olimpo Celta.

Los promotores de la propuesta destacaron ayer que la figura de Parque Natural contempla destacadas inversiones turísticas, ambientales e incluso sociales y, de producirse, "sería un auténtico revulsivo económico para la zona". De hecho ponen como ejemplo a Corrubedo, que es uno de los lugares más visitados de Galicia. A este respecto, desde Adega critican que la Xunta intenta "rebajar de parque natural a parque periurbano" la calificación de Corrubedo, pues consideran que eso abriría "la puertas a la especulación".

Los ecologistas de Adega y la Sociedade Galega de Historia Natural lamentan además que el Observatorio Galego da Biodiversidade lleve dos años sin reunirse, y piden que lo haga lo antes posible para evaluar la propuesta del Monte Pindo. Creen que la conservación debe ser el motor del desarrollo sostenible.

delegcee@elcorreogallego.es