El Correo Gallego

Comarcas | comarcas@elcorreogallego.es

URBANISMO

Ribeira frena la invasión de vallas

La ordenanza que entró en vigor en noviembre regula la instalación de los enormes soportes que se fueron apoderando de la ciudad sin control //Las sanciones son de hasta 300 € y afectan también al dueño del terreno // Adiós al uso del arcén para publicitar la venta de vehículos

SUSO SOUTO • RIBEIRA  | 10.12.2008 
A- A+

Vallas en el cruce de avenida de A Coruña y el acceso a la autovía

Feísmo y descontrol son las palabras que mejor definen la situación de los accesos a la ciudad de Ribeira en lo que a la invasión de vallas publicitarias se refiere.

En la actualidad, la legislación establece que este tipo de vallas necesitan autorización de la Administración titular de la vía junto a la que se ubica (Estado, Xunta, Diputación o Concello), condicionando el permiso a que no supongan un peligro para la conducción y a que se evite el feísmo, cuestiones que, en la práctica, resultan bastante difíciles de cumplir... Y de concretar.

El Concello de Ribeira carecía hasta ahora de una normativa específica. Cuando la vía era municipal, el Concello otorgaba el permiso, pero, al no estar expresamente regulada la publicidad, había inconvenientes jurídicos para sancionar las infracciones, pues se precisa concreción para que se cumpla el principio de tipificación de la infracción. Es decir: el Concello se veía prácticamente obligado a dar el permiso y no sólo carecía de argumentos para negarlo, sino también para sancionar su incumplimiento.

Pero, con la nueva ordenanza que entró en vigor el 1 de noviembre, puede regular ya la instalación de vallas controlando su ubicación (que podrá ser denegada) y multando infracciones.

Y es que, a partir de ahora, que se coloque una sin autorización no sólo será sancionable con multas de entre 91 y 300 euros para el anunciante o el beneficiario, sino también para el dueño del terreno en el que se haya colocado, al que se considerará responsable solidario.

Pero la ordenanza va aún más allá y pretende poner orden también en el uso abusivo que hacen algunos talleres y concesionarios al estacionar en ellos numerosos vehículos en venta. A partir de ahora será necesario solicitar licencia también para ello.