El Correo Gallego

Plus

El Hospital de Muñecas, de Lisboa, un atractivo más de la capital portuguesa

Funciona desde 1830 como cualquier otro centro médico, con sala de espera, quirófano o urgencias

Interior del Hospital de Muñecas de Lisboa - FOTO: EFE
Interior del Hospital de Muñecas de Lisboa - FOTO: EFE

LISBOA. EFE  | 02.10.2017 
A- A+

El Hospital de Muñecas de Lisboa, uno de los más antiguos de este género en el mundo, funciona desde 1830 como cualquier otro centro médico, con sala de espera, quirófano o urgencias, y con la única diferencia de que todos sus pacientes son inanimados.

Allí, el paciente entra, es examinado para determinar su gravedad, se le atribuye una ficha con número de cama y se procede a las intervenciones que sean necesarias para curarle.

"Es un trabajo de mucha paciencia e imaginación, no hay dos muñecos que tengan como origen exactamente el mismo problema", explica a Efe Manuela Cutileira, responsable del Hospital de Muñecas, mientras enseña la sala de espera en la que varios "pacientes" esperan su turno.

La historia del lugar se remonta a 1830, cuando una "señora viejecita", conocida como doña Carlota, mostraba su habilidad para hacer muñecas de trapo, sentada a la entrada de su herboristería de la céntrica plaza de Figueira en Lisboa, la localización actual de este particular centro sanitario.

Aún hoy es una herboristería, aunque el trabajo se centra en el tratamiento de las muñecas de un modo que es "una evolución que desde el inicio fue natural, al ritmo de los tiempos y de la casualidad", cuenta Cutileira, que describe este lugar como "un sitio en el que se cura la nostalgia".

Al hospital llegan muñecos que van desde los más actuales, como modernos peluches o barbies de última generación, a los más antiguos, incluidos los de porcelana, a los que sus dueños llevan por cariño personal y no valor monetario, asegura la responsable de este centro.

Tras pasar por la sala de espera, los muñecos son transferidos para una de las dos salas, con diferentes especialidades médicas cada una, de acuerdo con los síntomas que presenten y también con su antigüedad.

Las principales intervenciones se realizan mostrando a los pacientes, que suelen ser objetivo común de las bromas y juegos de los niños, sobre todo en el ámbito ortopédico, en el que se tratan incidentes relacionados con brazos y piernas rotos o dislocados.

Las diferentes épocas del año acaban por comportar también trabajos específicos, especialmente en las fiestas navideñas, cuando "a veces los niños Jesús aparecen rotos y tienen que estar listos para Navidad", revela Cutileira.

En ese periodo del año sus servicios son más solicitados, agrega, por iglesias, que piden numerosas restauraciones de sus imágenes, aunque también es común que las personas se acuerden de reparar muñecos antiguos para regalarlos con motivo del nacimiento de hijos o nietos.

Las instalaciones del hospital cuentan también con un museo que se fue creando con las muchas piezas adquiridas a través de donaciones realizadas diariamente por quien visita el espacio, ya sean clientes nacionales o internacionales.

En este apartado es posible encontrar muñecos de varios tipos y tallas, que son vestidos a su llegada al hospital, la mayoría de ellos procedentes de España, donde aún hoy, destaca la responsable del hospital, hay una importante producción de juguetes.

Hay también muñecos vestidos con atuendos que representan varias tradiciones portuguesas.

El museo cuenta asimismo con un lugar dedicado a la Escuela Primaria Nº78, que antes estaba en ese mismo espacio, y que regularmente visitan antiguos alumnos, muchos de los cuales dejan allí recuerdos que enriquecen el rincón.

El complejo se completa con una pequeña tienda, a la entrada del hospital, en la que se venden las muñecas ataviadas con trajes creados en este peculiar centro, así como algunos accesorios o casas de madera en las que las muñecas pueden cumplir cómodamente su posoperatorio.