El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Deportes | deportes@elcorreogallego.es  |   RSS - Deportes RSS

Duelo de pizarras 'made in Galicia' en Sar

La presencia de Moncho Fernández y del ourensano Ocampo en los banquillos augura hoy un choque muy táctico // Obra y Joventut buscan refrendar sus buenas sensaciones

CRISTINA GUILLÉN SANTIAGO   | 07.10.2017 
A- A+

Intenta este Monbus Obradoiro 2017/18 tener vocación ofensiva. Bajo la bandera de dos referentes en el juego como Artem Pustovyi y Matt Thomas ha puesto en escena una partitura letal dentro y fuera de la pintura y en el carrusel de rotaciones evidencia también un equilibrio, una versatilidad, que le ha permitido reaccionar cuando más complicado semejaba el triunfo frente al Zaragoza y tutear a todo un vigente campeón de Liga y Supercopa. Ha enganchado ya este proyecto a la afición, ilusionada por dejar atrás un curso amargo y plagado de incidentes, y convencida de que la caldeira de Sar debe ejercer de catalizador de victorias para allanar el camino a la permanencia, rugirá la grada de nuevo esta tarde (20.00 horas) para sumar la segunda muesca con motivo de la visita de un siempre rocoso Divina Seguros Joventut.

En duelo entre los dos únicos primeros entrenadores gallegos en la ACB (Moncho Fernández y Diego Ocampo) aventura un choque de estrategas donde cada mínimo detalle podría convertirse en definitivo. "Me espero un partido muy competido como siempre que jugamos contra ellos. Un partido en el que vamos a tener que estar muy bien, que físicamente nos va a exigir mucho en diferentes aspectos del juego y como siempre con los equipos de Diego, que tienen muchas trampas, muchos trucos y muy bien trabajado", afirmaba el entrenador compostelano.

Con sólo un partido disputado en este arranque liguero -aplazó el duelo de la primera jornada con motivo de la participación en el torneo europeo del Estudiantes-, la imagen de la Penya el jueves compitiendo y con opciones de doblegar al FC Barcelona hasta la canasta final es la única referencia válida según el técnico del Obra. "Es un equipo diferente al de la pretemporada. Ante el Barça vimos a un equipo en el que Diego cambió e hizo cosas que no había hecho con anterioridad como poner a Gielo de 3, de bases a Vidal y a Richard por ejemplo, jugar con los cinco jugadores que él entendía más convenientes. Es un equipo muy grande así, con Kulvietis y Jordan también y le hizo mucho daño porque físicamente aguantando desde la defensa. La Liga es otra cosa", asevera.

Insiste Moncho Fernández en que el Joventut es un "equipo vertical en momentos determinados, que tiene capacidad de tiro en otros momentos, que es capaz de llevar el balón al poste bajo con Jordan, Birgander o incluso con Vidal o Gielo cuando postean contra los exteriores del equipo rival". "Creo que es un equipo inteligente, muy inteligente ofensivamente, que sabe a lo que juega, lo que busca y lo sabe explotar. Además llevan un ritmo ofensivo de contraataque altísimo en el momento en que son capaces de rebotear. Las recuperaciones defensivas que hacen casi siempre las transforman en una acción rápida en el otro lado muchas veces con un alto porcentaje de acierto. Es un equipo que exige mucho desde el momento en que tiene el balón en las manos", analiza el técnico del Monbus.

En los dos primeros encuentros el Obra acusó el hándicap de la acumulación de personales (especialmente sangrante el dato en el duelo en Valencia que le penalizó con hasta 19 tiros libres lanzados por su anfitrión) y el rebote (con 36 y 34 capturas en contra). "Es cierto que en momento de los partidos sufrimos en ese aspecto del juego. En ocasiones por no bloquearlos y en ocasiones porque el rival los captura por mayor potencia física. Pero sí es evidente que es uno de los básicos fundamentales si quieres correr, jugar rápido. No es todavía una asignatura preocupante pero sí es cierto que en momentos de los partidos sufrimos en ese aspecto del juego", acepta.


Siete Caras nuevas. El Joventut llega esta tarde a Sar con una cara muy renovada tras la salida de Sàbat (que se enfrentará por primera vez a sus ex), Abalde y Bogdanovic y la llegada de siete jugadores procedentes de Ligas tan diferentes como la israelí (Richard), la de Macedonia (Mavra) o Lituania (Kulveitis). El envite frente al Barça ha subido la moral de un equipo eliminado en la previa de la Liga de Campeones y así lo subraya Diego Ocampo, quien reconoce que "estamos contentos por la convicción y la decisión con la que jugamos", no sin reconocer que toca "mejorar en cosas como más sabiduría en momentos determinados, circulación del balón y no abusar del dribling".

Y lo esperan conseguir ya ante un anfitrión que "juega con mucha decisión e intensidad; en su pista juega con más confianza, con el apoyo de su público que desde el minuto menos uno apoya al equipo."

El técnico ourensano describe al Obra "como un equipo siempre trabajado y que tácticamente aprovecha sus recursos hasta el mínimo detalle". "Cuentan con dos ex jugadores de la Penya que son fundamentales, como Llovet, que cada vez es más importante en el equipo; y Sàbat, al que todos le tenemos una gran estima a nivel personal y profesional, y yo el que más. Seguro que estarán motivados para jugar contra nosotros, y tendremos que tener mucho cuidado".

Partido especial para Sàbat y Llovet

ANTE SUS EX Llovet ya sabe lo que es medirse a sus ex (17 puntos y 9 rebotes en los dos duelos del pasado curso) pero para Sàbat será la primera ocasión en la que se medirá al club en el que jugó las dos últimas temporadas.

ARRANQUE HISTÓRICO

La ACB más anotadora

••• La ACB subrayaba ayer el dato de que Liga Endesa 2017/18 arrancó a un alto ritmo anotador, con 2.763 puntos en los 17 partidos disputados hasta el momento en las primeras dos jornadas de la competición. Esto supone 81,23 puntos por equipo y partido, una cifra que en el caso del Obra baja hasta los 73,5. Como ejemplo de la exigencia anotadora del arranque, en 15 de los 17 encuentros jugados el ganador ha anotado al menos 80 puntos.

PRECEDENTES

7/16

victorias para el Obra desde el inicio de los choques ante el Joventut en la temporada 1982/83. El conjunto compostelano se apuntó además los dos últimos envites de la pasada temporada, en Sar por 80-67 y en Badalona, por un agónico 82-83, que sirvió además al cuadro compostelano para abandonar los puestos de descenso a falta de siete jornadas, una situación que ya no volvería a ocupar.