El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Deportes | deportes@elcorreogallego.es  |   RSS - Deportes RSS

Ríos bajos de agua y truchas en el inicio de la temporada

Con contadas excepciones, los pescadores volvieron con escasas capturas en un día poco adecuado // Y piden una reforma legal en la que se los escuche

Un momento feliz para todo pescador: una captura, ayer en Chaián - FOTO: Fernando Blanco
Ver galería
Un momento feliz para todo pescador: una captura, ayer en Chaián - FOTO: Fernando Blanco

ANTONIO PAIS SANTIAGO   | 20.03.2017 
A- A+

"Te doy el titular: hoy, hacer el cupo es un acto de fe". La frase es de Miguel Piñeiro, periodista y escritor especializado en pesca; y pescador. Piñeiro mantuvo ayer, en el día en el que se iniciaba la temporada de pesca fluvial en Galicia, el tono crítico de los últimos años; la cosa va cada vez peor, cada vez menos agua, y menos limpia, y menos licencias (se estima que un 30 por ciento menos este año). Su mensaje coincidió ayer con el de otros pescadores consultados por El CORREO: hace falta una reforma legal hecha con consenso, escuchando la opinión del pescador.

Miguel Piñeiro resumió que ayer en la provincia de Lugo "se pescó mal. Son tiempos difíciles, con el cambio climático: llueve menos y los ríos van bajos de agua, van ahora en marzo como antes iban en julio o agosto. Hay furtivismo, y especies invasoras (cormorán, visón) y hidroeléctricas que contaminan. Y ante esta situación lo que no puede haber es inmovilismo desde la Administración. La nueva Ley de Pesca debe escuchar las demandas de los pescadores, llegar a puntos de acuerdo. Porque así no hay truchas, y no puede haber relevo generacional al no poder enseñar a los niños", señaló.

Piñeiro añadió que en el Tambre hubo ayer "muy poquitas capturas, como en A Coruña en general. Hubo algunas en el Barbantiños y en el Mao (Ourense). "Menos agua, menos día de pesca", resume. Y como ejemplo de que con una buena gestión sí que es posible, resalta que él ayer pescó muy bien "en el Coto de A Ulloa, en Monterroso (Lugo), con aguas limpias, vigilancia, con ayudas para discapacitados...".

Más cerca, en el Coto de Chaián, estuvo Antonio Mosteiro, también experto pescador que fue uno de los pocos que reconoció que había tenido un día bueno; o, mejor dicho, un inicio de día. "A primera hora, entre las ocho y las nueve y media de la mañana, sí tuve un momento bastante bueno y pesqué siete truchas. Y a esa hora también había bastante gente", comentó.

Pero Mosteiro se une al lamento general: los ríos van muy bajos de agua, y hubo muy pocas capturas: había muchos pescadores con una o dos, o con ninguna. Hasta el mediodía, la cosa fue a peor. Yo pesqué a cucharilla, con miñoca estaba muy difícil. Coincido en que hace falta una reforma legal ya, y que entre todos tenemos que consensuar medidas para mejorar esta situación", finaliza.

Bastante peor que a Antonio Mosteiro le fue a Pepe Casal, que bromeó con que él pescó el mejor salmón el día anterior en Sar (el Obra le ganó al Real Madrid). Pero ayer fue a buscar truchas al embalse de Fervenzas, en el Xallas, y regresó con una. "El día era muy malo: nublado, con viento y mala sensación térmica. Picaban muy mal y había muy poca gente, hacía mucho tiempo que no veía tan pocos pescadores. La situación es cada vez peor, con un modelo de gestión obsoleto", dijo.

Fernado Lamoso, agente territorial en Deza-Tabeirós, coincidió en que la jornada fue "bastante mala, con pocas capturas y la gente pesimista. El caudal de los ríos (Deza y Arnego, en su zona) va muy bajo, y hay menos licencias".