El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Deportes | deportes@elcorreogallego.es  |   RSS - Deportes RSS

Victoria de pico y pala para un Obra que supo sufrir frente al Joventut

El conjunto compostelano repitió triunfo en Sar con un gran trabajo colectivo en defensa // Pustovyi y Radovic rompieron desde el juego interior a un rival que batalló hasta el final

CRISTINA GUILLÉN SANTIAGO   | 08.10.2017 
A- A+

Monbus obradoiro 77
 
Div. seguros joventut 68
 

ANTONIO HERNÁNDEZ
Dani Navarro entrando a canasta
FOTO: ANTONIO HERNÁNDEZ

Ganó el Monbus Obradoiro. Repitió victoria en la Liga Endesa 2017/18 frente a un Divina Seguros Joventut que ya había avisado el jueves frente al Barça de su capacidad de pelea y su calidad. Volvió a regalar una sonrisa el equipo santiagués a su afición y evidenció que, aún con talento y una artillería triplista capaz de desarmar al más peligroso rival, es su capacidad de brega, sacrificio, polivalencia y aportación del E-QUI-PO lo que allanará el camino al objetivo de la permanencia.

Buscaba el conjunto compostelano repetir triunfo tras el buen debut frente al Zaragoza y apostó para conseguirlo Moncho Fernández con su tercer quinteto inédito de la temporada. Le salió a la perfección la nueva baza pues con esta puesta en escena, con Pozas como director de juego por primera vez en la campaña, selló los mejores diez minutos del equipo en el curso.

Mandó, ordenó y llamó al trabajo a sus compañeros en la retaguardia el base malacitano y moviendo el balón por todas las líneas encontró el Obra a Artem Pustovyi para sumar en un marcador que enseguida dejó atrás a su rival. Un inmaculado expediente de 9 puntos, 3 rebotes y 16 valoración para el ucraniano y el trabajo siempre gris pero imprescindible de Bendzius (5 rebotes) desencadenaron el recital del cuadro local, mientras Diego Ocampo buscaba soluciones a la sangría con el cambio de piezas. Desacertado en ataque y sobre todo superado en todo momento por su anfitrión en el juego dentro de la zona, el Joventut ansiaba el cambio de set para encontrar remedio a sus males (23-7, min. 10).


Ovacionados. Ovacionados en su salida del campo tanto Artem como Pepe, en las rotaciones bajó el listón de la exigencia el cuadro compostelano, mucho más vertical ahora en ataque también, y pasó a sufrir para contener el movimiento rápido de balón de su oponente. Jerome Jordan emergió en el cuarto para igualar una contienda que parecía ya rota y un triple de Mavra dejaba la renta para el conjunto santiagués a solo 6 puntos (32-26, min. 16). No tardó Moncho Fernández en convocar a los suyos a un tiempo muerto reclamando la reacción... y llegó, de nuevo con Pozas, Thomas, Bendzius y Artem en pista. Sin embargo el encuentro se transformó en un ida y vuelta pleno de intensidad con un gran protagonismo para los pívots y un reto entre Radovic y Jordan que no despejó incógnitas (42-36, min. 20).

Tocaban a batalla los dos equipos tras el descanso conscientes de que era imposible un segundo de pausa si el objetivo era la victoria. Pustovyi recuperaba el ritmo anotador para el Monbus pero, lejos de fluir los puntos en uno y otro lado, cada canasta caía de forma agónica. Pozas mantuvo su línea de trabajo forzando la personal en ataque de sus pares, pero en el todo vale permitido por los colegiados dentro de la zona, Radovic impuso clase, calidad y dureza para con 9 puntos -y 7 rebotes-, retener a los suyos por delante en el marcador (59-52, min. 30).

Los desajustes defensivos por la presión al límite de ambos conjuntos generaba extrañas ventajas ofensivas pero recondujo la Penya sus opciones desde la línea de 6,75 (con triples de Dimitrijevic y López-Arostegi) y el Obra con Llovet, salvavidas siempre cuando se complica la navegación.

La cuarta personal de Pustovyi (bien forzada por Jordan) dejaba en pista al dúo Llovet-Radovic, inferior en centímetros que no en casta a falta de cinco minutos para el final. Rugió Sar, que entendió el momento clave, y bajo su ovación siguió apretando el cuadro local, que con dos tiros libres de Thomas (tras una gran defensa de Radovic en campo contrario) recuperó la diferencia de 10 puntos a falta de poco más de un minuto (73-63).

Ahí emergieron los viejos fantasmas, recordando la importancia del average, y con el triunfo en la mano siguió trabajando el Obra para no ceder puntos que pueden ser de oro allá por el mes de mayo.