El Correo Gallego

Deportes » Fútbol

S.D. COMPOSTELA

¿Qué fue de... Penev?

Anotó más de 30 goles con el Compos // En la actualidad reside en su Bulgaria natal entrenando al primer equipo del país, el CSKA, para el que debutó, y no descarta volver a jugar con casi 43 años

DIEGO SÁNCHEZ DE LA CRUZ  | 15.06.2009 
A- A+

EFE
Penev
FOTO: EFE

Difícil olvidar a un jugador como Luboslav Mladelov Penev. Delantero búlgaro nacido en Agosto de 1966, Penev debutó en el fútbol profesional a lo grande: apenas tenía 18 años y ya vestía la camiseta del CSKA de Sofía, uno de los grandes clubes de la ciudad.

Le ayudó ser sobrino de Dimitar Penev, legendario defensa de la selección de su país que participó en tres copas mundiales para luego convertirse en seleccionador del país. Sin embargo, no cabe hablar de favoritismos con Penev: entre 1984 y 1989 jugó 101 partidos y anotó 80 tantos. ¿Sus compañeros de equipo? Ivanov, Stoichkov... Aquel equipo ganó tres ligas y tres copas.

Tras ser nombrado jugador del año en su país, Penev da el salto a la liga española. Lo hace de la mano del Valencia CF, donde demuestra las mismas características que le hicieron famoso en Bulgaria: dominio del juego aéreo, entrega total en el campo, potente disparo, olfato de gol... Penev manejaba el juego de espaldas y era infalible desde el punto de penalti.

No fue fácil su llegada a España. Por aquel entonces, los equipos de Europa del Este eran especialmente reacios a vender a sus jugadores. Sólo el apoyo de su tío Dimitar, que de nuevo se cruza en su vida, le abre definitivamente las puertas de la Liga española.

Con su imponente 1.93 de altura, Penev inició una fructífera etapa en la ciudad del Turia en la que disputó 226 partidos y anotó 101 goles. Llegado 1994, parecía que Penev era imparable.

Cáncer de testículo

Precisamente en el 94, año en que contaba con disputar el Mundial con su país, Penev recibe una dura noticia: le fue diagnosticado un cáncer de testículo. Luboslav quedaba fuera del torneo y tanto su carrera como su vida estaban en peligro.

Todo sucede tras un fuerte "balonazo" recibido en un entrenamiento. Las molestias durante los días siguientes le llevan a hacerse unas pruebas en febrero de 1994, cuando apenas tiene 27 años.

Penev, sin embargo, se recupera de manera extraordinariamente rápida (apenas 10 meses alejado del fútbol). El búlgaro viajó a Barcelona, donde su amigo Stoichkov le acompaña en su lucha. La rápida detección del problema ayudó enormemente a que la quimioterapia fuese efectiva.

Una vez acaba todo, Penev convoca una rueda de prensa en Valencia para anunciar su salida del club. "Lubo" declaró que el entonces presidente Paco Roig y su cuñado y secretario técnico Jesús Martínez le enviaron a un empleado del club para rescindir su contrato.

"Me faltaban cuatro sesiones de quimioterapia. Me jugaba la vida. Ellos venían a hablar de contratos... Es una pena que el Valencia esté en manos de los cuñados. Ellos son los responsables del deterioro del equipo. Están engañando a la gente", dijo Penev, que nunca se mordió la lengua.

Más adelante, en una visita a Mestalla con su siguiente equipo, Roig se cruzó con Penev en el palco y le espetó una serie de insultos al delantero búlgaro. Un airado Penev contestó a puñetazos. Su ex jefe acabó con un hematoma en la nariz, una herida en un ojo, un golpe a la cabeza y una lesión en un dedo de la mano. Penev, con una denuncia de Roig.

Penev había dado el salto al Atlético de Madrid, equipo con el que consigue la gloria en la temporada 1995-1996, conquistando el campeonato liguero y la copa del Rey, un "doblete" que aún no han olvidado los aficionados colchoneros.

Con el equipo rojiblanco, su fútbol hizo olvidar el fracaso del fichaje del "Tren" Valencia. "Lubo", junto a Molina, Pantic, Kiko, Futre y compañía, sirvió para darle al equipo que dirigía Radomir Antic una temporada de ensueño.

Llegada a Santiago

Después de disputar la Eurocopa de 1996 con su país, Penev abandona el equipo madrileño y firma por el Compostela. Su fuerte carácter y liderazgo en el campo calaron hondo entre los aficionados de la capital gallega.

En sus dos temporadas en Santiago, "Lubo" disputa alrededor de 70 partidos y consigue más de 30 goles. Sus goles le valieron para disfrutar en 1998 el Mundial que el cáncer le arrebató cuatro años antes. Su fútbol nunca se vino a menos con los años, y aunque no era el mismo chaval del CSKA, Penev aportó una solidez al ataque de la SD que aún se recuerda hoy, más de una década después de su adiós.

Su último gol en Liga en Santiago valió para vencer al Oviedo en Mayo de 1998, con un estadio de San Lázaro lleno hasta la bandera. Sin embargo, el tanto no evitó la promoción que condenó al Compos a Segunda y aupó al Villarreal a la gloria deportiva.

Paso por el Celta y vida en Bulgaria

El Celta negoció su traspaso con José María Caneda, y pagó 300 millones de las antiguas pesetas por su fichaje. En el club vigués jugó 32 partidos y anotó catorce goles. Esa sería su última temporada en España.

Después de su adiós, Penev, como tantos otros, siente la tentación de ponerse de nuevo las botas. El CSKA de Sofía, que no pasaba por un buen año, le invita a jugar de nuevo en la temporada 2000-2001. En 22 partidos anota 8 goles. Pero Penev no sólo jugaba para el CSKA: también ocupó la presidencia del club.

Pese a regresar como un ídolo, Luboslav acaba enfrentándose con el entrenador del CSKA Luigi Simoni, que le comunicó que no contaba con él. Obligado a dejar el equipo por el que tanto luchó, Penev recala en el Lokomotiv Plovdiv, pero pronto decide colgar las botas definitivamente. Fue en 2002.

Se abren entonces las puertas del trabajo técnico. Penev se convirtió en director deportivo de la selección para la que jugó en más de 60 partidos.

Hace algunos meses, su vida se cruza de nuevo con la de su tío, cuando Dimitar es destituido como técnico del CSKA después de ser eliminado en la Copa doméstica.

El CSKA entonces decidió nombrar a Penev, que pronto cumplirá 43 años, como nuevo entrenador del equipo. Un reto difícil para "Lubo", ya que el CSKA no atraviesa por sus mejores momentos: las deudas con el Estado y los acreedores les han dejado fuera de la Champions, lo que sólo complicará su situación financiera y deportiva.

De momento, desde su nombramiento en Marzo, Penev ha conseguido 13 victorias y 3 derrotas. Seguro que sus propios pupilos ven en su entrenador un ejemplo a seguir para quizá algún día llegar al estrellato que "Lubo" consiguió en Valencia, Madrid... y Santiago.

En cualquier caso, Penev no tiene claro que su retirada como futbolista sea definitiva, y ayer mismo anunció lo siguiente: "sigo en el campo cada día... Podría conseguir una ficha para la próxima temporada".