El Correo Gallego

Deportes » Fútbol

FÚTBOL // TERCERA DIVISIÓN

El miedo a la derrota desluce el espectáculo

El Compos empata en A Coruña y acaba el año invicto y líder // La afición de la SD, lo mejor // Expulsiones de Repi y de Rubén Márquez

21.12.2008 
A- A+

Montañeros 0
 
Compostela 0
 

Montañeros: Manuel; Repi, Rochela, Miguel, Dani García; Madrigal, Rodri; Añón, Pablo Fernández (Héctor, m.86), Pesco (Luis Ángel, m.59); Rivera.

Compostela: Pablo; Rego, Cholo, Toño, Jimi; Mariño; Vladimir, Petter (Munín, m.90), Kinho (Catú, m.82), Centrón (Álex Blanco, m.88); Rubén Márquez.

Árbitro: Formoso Sánchez (Ferrol). Expulsó con tarjeta roja directa al local Repi (m.66) y al visitante Rubén Márquez (m.85). Mostró tarjeta amarilla a Rivera, Mariño y Petter.

Campo: A Grela, 600 personas, la gran mayoría del Compostela.

Rubén Márquez, en fotografía de archivo, fue expulsado ayer

El Compostela termina el año como invicto en Tercera División y al frente de la tabla tras empatar sin goles en el terreno del Montañeros en un partido ahogado por la táctica, el miedo y el excesivo respeto entre ambos equipos. Lo mucho que prometía el encuentro, que registró en A Grela la mejor entrada de la temporada con la presencia de numerosa afición compostelana, no se correspondió con lo que ofreció, un soberano aburrimiento sobre un terreno de juego blando.

El planteamiento de contención en la media por el que apostó el Compos impidió maniobrar con comodidad al Montañeros, incapaz de llegar al área visitante. Pero la SD tampoco se acercó a los dominios de Manuel.

El enfrentamiento se quitó un poco la pereza de encima en el arranque de la segunda mitad y los dos equipos al menos crearon inquietud en las áreas. Centrón fue quien más lo intentó. El partido se encendió con la expulsión de Repi por derribo a Rubén como último defensa.

Pero el Compos no aprovechó la superioridad numérica: pese a dominar territorialmente, no tuvo ocasiones claras. Antes de acabar el partido, Rubén Márquez dejó a los santiagueses con diez hombres sobre el campo por una agresión.