El Correo Gallego

Deportes » Fútbol » Fútbol 1ª

Presidente del Celta de Vigo

Carlos Mouriño: “Quiero pasar a la historia como el primer presidente en lograr un título”

POR JOSÉ CARLOS BASTOS  | 29.05.2006 
A- A+

Gallego
Carlos Mouriño, presidente del Celta
FOTO: Gallego

Es uno de los protagonistas de este sorprendente relevo que agita al fútbol español. Estaba próxima su hora cuando el país se retorció con la marcha del jerarca madridista Florentino Pérez, una vez más pionero. Desde su llegada al Celta vio como se iban también Soláns, en el Zaragoza, y Lopera, en el Betis, dos equipos con serios problemas deportivo. El caso de Carlos Mouriño es completamente distinto. En el resto de los clubes con cambio en la cúpula o asomaba o se extendía una crisis, en la entidad viguesa no, al contrario. Eso agranda su reto y alimenta sus dificultades, también ensalza su valor. Mouriño, a diferencia de los otros presidentes recién llegados, no acude en auxilio del equipo, no aterriza para salvar, revivir o revitalizar, sino para mejorar a un club situado en el límite de su capacidad deportiva. Empezó con fuerza, con ilusión, con ideas innovadoras y muy claras. El tiempo dirá.

 

_ ¿Percibe que la ilusión que usted proyecta ha calado, empieza a hacerlo, tanto en los empleados del club como en la afición?

_ A mí, desde luego, me gustaría que calase. Aún no hemos hecho un estudio de opinión ni hemos salido a la calle y por tanto no sé como estará la afición en este sentido. Es verdad que parece que he despertado ilusión en los sitios que he ido, que aún han sido poquísimos porque no he tenido demasiado tiempo, pero la gente me dice con frecuencia: ahora sí me voy a hacer socio. No sé si es por motivo de esa ilusión.

 

_ El fútbol español está todavía plagado de clubes con régimen presidencialista, ¿es el actual Celta uno de ellos?

_ No sé si es, lo que no quiero es que sea. Precisamente, lo que quiero es darle mucho protagonismo a todos los estamentos del club y por eso quiero profesionalizarlo. Mi idea es que cada uno tenga una gran responsabilidad, pero al mismo tiempo que le exigimos responsabilidad le daremos capacidad para poder tomar decisiones. Lo ideal es que todos tengan ciertas libertades para que el club funcione en las mejores condiciones.

 

– El Celta es ahora poco más que un club medio que despierta ciertas simpatías, ¿cómo desearía que lo viesen en Galicia, en España?

_ Me gustaría que el Real Club Celta se viese en todos lados con muchísimo respeto porque lo consideren un club bien organizado, con una buena estructura, un club que quiere ser muy moderno dentro del fútbol español. Me gustaría además que todo eso se viese después reflejado en los resultados deportivos, pero ante todo, quisiera que se viese, como digo, con respeto.

 

– ¿Cree que un club de fútbol debe parecerse a una empresa, en qué medida?

_ Un club de fútbol debe tener una estructura empresarial que es la correspondiente a la parte administrativa, y el resto no. El resto es mucha pasión, cariño, amor... y muchas veces esos valores o sentimientos no los lleva dentro ninguna empresa. Hay partes concretas y limitadas que podemos asociar a una empresa, pero la mayoría, en absoluto.

 

_ ¿Se arrepiente del lema ‘Celta Vigo 100 por 100’, piensa mantenerlo o acepta las críticas, las opiniones, que lo consideran excluyente?

_ La verdad es que pienso que es un magnífico lema y lo voy a seguir defendiendo por una sencilla razón: el mismo escudo del Celta lo dice, Real Club Celta de Vigo. Ojalá tuviéramos la imaginación para descubrir algo nuevo, pero no es el caso, solamente estamos aprovechando lo que dice el escudo y difundiéndolo. A partir de ahí, es cierto que puede haber gente a la que le moleste este lema porque no se considere incluida. Nosotros cuando estamos hablando de Vigo lo hacemos de esta gran área metropolitana, no sólo de la ciudad. Claro que hay gente en Venezuela, Argentina, Ourense... que a lo mejor se preguntan por qué me excluyen, no es cierto, no los excluimos en absoluto. Es como si hablamos del Real Madrid, que tiene aficionados aquí, pero se identifica con su ciudad, con la capital.

 

– ¿Es positivo o negativo que un presidente sepa o crea que sepa de fútbol?

_ Es negativo, totalmente. El cuerpo técnico está para algo y en él hay unos profesionales magníficos, dedicados desde hace muchísimo tiempo a esto, con experiencia y conocimientos. Son ellos los que deben marcar las directrices deportivas del club.

 

– ¿En su mente hay plazos tanto para cerrar la modernización del club como para culminar la etapa que acaba de emprender?

_ No hay plazos. Precisamente si quieres hacer un buen trabajo, pensado, meditado, resolutivo, primero tienes que estudiarlo muy a fondo. En este momento, nosotros tenemos un equipo de personas que está analizando con la gente del club qué es lo que se está haciendo, cómo se está haciendo, qué cargos hay, qué hace cada persona en particular... para a partir de ahí configurar el organigrama definitivo, pero eso lleva tiempo, y nos gusta hacer las cosas bien, lo antes posible, lo más rápido que se pueda, pero después de haberlas pensado mucho.

 

– ¿Qué espera que se recuerde de usted, que le gustaría que apareciese dentro de unos años en la historia del club cuando se analice el apartado dedicado a su mandato?

_ Que fui el primer presidente en ganar un título.

 

_ Hablando de títulos, su consecución es realmente una meta o un adorno en su ideario?

_ Si fuera un adorno sería una gran irresponsabilidad por mi parte. Convertir en un adorno una promesa así, firme, sería algo que no podría mantenerse en el tiempo. Decía antes que solemos ser reflexivos, que nos preocupamos por trabajar muy bien las cosas y pensar muy bien los pasos que se deben dar y eso fue lo que nos llevó, con el equipo que hay y los retoques que procuraremos hacer, a pensar que tenemos la posibilidad de hacer un gran conjunto que pueda aspirar a un título, sobre todo por la juventud del equipo. Estas declaraciones no han sido de cara a la galería en ningún momento porque al final eso se deshace rápidamente y el problema para mí sería mucho mayor.

 

– Se supone que no se resignará a ver un estadio con dieciséis mil espectadores cada domingo, ¿qué medidas adoptará para mejorar la respuesta de la afición del Celta?

_ Partiendo del hándicap que tenemos con el estadio, estamos convencidos de que podemos hacer algo más para que la afición se acerque al club. Aquí sí quiero hacer grandes matices. Nosotros creemos que el club no tiene que esperar a que el socio venga, no tiene que esperar a que los aficionados se animen. Es labor del club, es labor de todos nosotros, de todos, empezar a acercarnos más a esa gente, a ese público, darles facilidades, estar con ellos, facilitarle absolutamente todo, desde como conseguir el carné a como proporcionarles una forma de pago satisfactoria. Si hay que ir para hacer nuevos socios, se irá. Queremos acercarnos muchísimo más al aficionado, al socio, darles a todos ellos las facilidades que se merecen y no estar distantes de ellos.

 

– ¿Y se resigna a seguir en Balaídos tal como está ahora, qué idea tiene?

_ No, a estar tal como estamos ahora no me resigno. Ese es un problema más que de los grupos municipales de la Corporación viguesa que del Celta y por supuesto que si la opción de Balaídos nos ofrece garantías, sobre todo con estacionamientos suficientes para darle comodidad a la gente, y se hace un estadio moderno no habrá ningún problema, pero si se pretende que Balaídos se remodele en el marco de una reparación ambigua, superficial o generalizada, pero sin dar las comodidades que requiere un campo de fútbol de Primera División, diremos claramente que no estamos de acuerdo con ese proyecto.

 

– ¿Está preparado, mentalizado, para recibir críticas, para encajar la desaprobación de la grada si las cosas se tuercen?, por qué ya sabe que al final todo dependerá de los resultados del equipo.

_ Es verdad que los éxitos deportivos no tienen nada que ver con la estructura, el organigrama del club, incluso con la planificación porque influyen muchos factores, pero sí estamos preparados. Hemos tenido estos meses para pensar muy bien si dar este paso, que no es un paso además particular, sino que es un paso familiar porque aquí se incluye toda la familia, y una vez que hemos decidido hacerlo estamos todos nosotros muy preparados para lo que nos pueda venir.

 

– ¿Y para leer u oír historias sobre su pasado, su fortuna personal?

_ Hay una cosa muy clara, si yo creyera que tengo algo que ocultar, o no declarar, no estaría en un puesto como este con la repercusión que tiene.

 

– ¿Le molesta la fama, el protagonismo que de repente ha adquirido, le ha cambiado la vida?

_ También sabíamos que algo de esto podía ocurrir, pero me veo desbordado, francamente. Esto superó todo lo que yo me había imaginado desde un principio, pero lo tomo con mucha tranquilidad, lo asumo como una parte importante del cargo y estoy dispuesto a seguir colaborando con los medios de comunicación siempre que se pueda.

 

– Díganos cuál es su ídolo futbolístico, que alguno tendrá...

_ Para mí, Di Stéfano desde una parte y Cruyff desde otra.

 

– ¿Y algún presidente que le inspire, que pueda tomar como ejemplo?

_ No me gusta hablar de personas, pero sí puedo decir que me encanta la organización que hay en el fútbol inglés y también lo que ha conseguido el Barcelona en esta última etapa.

 

– ¿Ha recibido alguna oferta o le han trasladado un interés real por el futbolista Borja Oubiña?

_ No, nada, pero repito, normalmente esos asuntos corresponden al cuerpo técnico.

 

– ¿Cuál es su política de cantera, qué papel debe jugar?

_ Yo aquí quiero ampliar ese concepto, no hablar sólo de las categorías inferiores del Celta, a las que les vamos a dar todo nuestro apoyo, y de hecho tenemos equipos jugando o que van a jugar en torneos fuera de aquí y estamos encantados y orgullosos. Pero aparte de todo el apoyo que le demos a los nuestros, me gustaría, con el asesoramiento de la Dirección Xeral de Deportes de la Xunta de Galicia, hacer un magnífico plan para poder ayudar a todo el fútbol base con los jugadores del Celta y los de los otros clubes deportivos que hay en la comarca.

 

– Le voy a dar un nombre, el del medio centro brasileño Bovio. En Málaga dicen que interesa.

_ Cuando nos hablan de jugadores, nosotros hablamos de líneas y dentro de ellas podemos manejar diez o quince jugadores para después decidir qué dirección se toma. En este momento, a final de temporada, es muy difícil centrarse en un jugador en exclusiva. Se manejan muchos nombres y ya habrá tiempo para ir tomando decisiones. De momento estamos en la fase inicial.