El Correo Gallego

Deportes » Fútbol » Fútbol 2ª B

FÚTBOL // SEGUNDA DIVISIÓN B

El Compos entregó en cinco minutos un derbi muy parejo

El error del árbitro en el primer gol lucense y otro de Toño, en el segundo, dieron el triunfo a un CD Lugo que, aun jugando mal, tiene pegada // En la SD sigue faltando definición arriba

JOSÉ LUIS IGLESIAS • SANTIAGO   | 23.11.2009 
A- A+

Compostela 1
 
CD Lugo 2
 

SD Compostela: Pablo; Ángelo (Adrián, min. 87), Toño, Catu, Jesús; Claudio; Iván, Gonzalo, Petter, Rubén Márquez y Sestelo (Miguel Centrón, min. 85).

CD Lugo: Escalona; Cristóbal, Aira, Alberto, Dani Cancela; Sergio Maestre, Carlos Rodríguez, Tornero (Tornero, min. 65), Arroyo; Maikel, Mauro (Chino Losada, min. 74).

Árbitro: Vidal Araújo (C. Gallego). Mostró cartulina amarilla a: Petter, Claudio, Rubén Márquez y Sergio.

Goles: 1-0, min. 69: Gonzalo de falta. 1-1, min. 81: Maikel. 1-2, min. 86: Chino Losada.

Campo: Municipal de San Lázaro, con unos 1.200 aficionados en su gradas, entre los que destacaron la presencia de seguidores del CD Lugo.

Antonio Hernández
Toño, a la izquierda, estuvo muy atento y anuló a Maikel, pero un error suyo al final fue decisivo
FOTO: Antonio Hernández

Se han cumplido los pronósticos en el derbi entre el Compostela y el Lugo. Al final ganaron los visitantes, ante un cuadro local que se dejó la piel en el campo, pero no bastó ante un CD Lugo que presumió en San Lázaro de una excelente pegada. Y es que en el cómputo general de los méritos ni uno mereció la victoria ni el otro la derrota.

Fabiano, entrenador de los santiagueses, había adelantado que los lucenses eran un conjunto al que le gustaba tener la pelota en su poder. Y no se equivocó un ápice. Otra cosa muy distinta es que ayer sufrió más de la cuenta para jugar a su antojo y eso de tradujo en una primera parta huérfana de ocasiones para el plantel que dirige aquel fino futbolista del Racing de Santander, Quique Setién. Por el contrario, el Compos dispuso de dos, pero una vez más demostró estar reñido con la definición y permitió que el portero visitante quedase como el más listo de la clase.

El noiés Iván tuvo en sus botas el tanto que pudo adelantar a los santiagueses en el marcador. Fue en el minuto 15 cuando el ayer interior derecho se plantó delante de Escalona, pero el momento decisivo remató al cuerpo del portero visitante, cuando lo más resolutivo hubiese sido una vaselina en la salida del espabilado y experimentado portero, como lo demostró minutos después ante Rubén Márquez o cuando ya estaba próximo el descanso se anticipó a Iván en un balón fuera del área.

En resumen, la primera parte fue más bien aburrida y con esas escasísimas ocasiones. Los de Lugo exhibieron un buen movimiento de balón, pero sin hacer daño a una excelente retaguardia blanquiazul en la que brillaron con luz propia Toño y Catu.

No le tuvo miedo al encuentro el cuadro de la capital gallega. Y tras el descanso, unos y otros salieron decididos a ofrecer el espectáculo que no dieron en los primeros cuarenta y cinco minutos. Márquez está a punto de aprovechar una jugada individual de Claudio, aunque las ocasiones más claras llegaron para los visitantes. Arroyo y Mauro Poratti, por doble partida tuvieron en sus pies la ocasión de adelantar al Lugo. No lo hicieron porque Pablo ayer demostró quien es el de Xuño.

Y lo que son las cosas del 0-1, se pasa al 1-0. Gonzalo lanzó con mucha picardía una falta desde la línea de tres cuartos. Unos por otros y nadie toca el balón entrando directamente en el portal de Escalona. San Lázaro empezó a soñar con la victoria. Los lucenses, con el marcador en contra apuraron sus opciones. Setién puso en escena todo su arsenal ofensivo, pero lo que son las cosas. No eran capaces de remontar. Tuvo que ser en un error del árbitro cuando señaló una falta de Petter, que más bien desde la grada pareció al revés. Lo cierto es que Maikel no le perdonó y aprovechó con dos intento para empatar. Sin tiempo a la masticar las tablas, que unos y otros daban por buenas, llegó el único error de Toño. Chino Losada, todo un experto, tampoco desechó el regalo y el Lugo de irse de vacío se llevó tres puntos que se me antoja que fue un premio excesivo que ayer en Santiago no estuvo a la altura de su potencial. Perdón, sí demostró que pegada no le falta.

LA CLAVE

Fabiano acabó triste y Setién, aliviado

·· Quique Setién reconoció ayer que lo pasaron muy mal en San Lázaro. Al final, la suerte de los campeones y... le puso los tres puntos en su casillero. Por contra, Fabiano, una semana más con un saco de ausencias, formó un once que mereció mucho más que la derrota. La afición así lo entendió que, en todo momento, estuvo con el equipo .