El Correo Gallego

Deportes » Fútbol » Fútbol 2ª B

FÚTBOL // SEGUNDA DIVISIÓN B

El Compostela hizo méritos para sumar ante el Guijuelo

Los compostelanistas regalaron un penalti a los tres minutos de partido y que a la postre dio los tres puntos a los charros // Alberto Mariño, en el minuto 75, erró una máxima pena

KIKO ROBLES • GUIJUELO (SALAMANCA)   | 26.10.2009 
A- A+

Guijuelo 1
 
Compostela 0
 

Guijuelo: Goyo, José Rodríguez, César Caneda, Ferrer, Mangas, Neftalí, Raúl Iturralde (Silvano, min. 46), Juanfer, Leroy (Piojo, min. 66), José Romero (Montero, min. 75) y David Karanka.

Compostela: Pablo, Catú (Rubén, min. 66), Toño, Ángelo, Cholo, Gonzalo, Mariño, Rego (Sestelo, min. 61), Jimmy (Centrón, min. 70), Petter e Iván.

Árbitro: Pardo Martínez (Extremadura). Expulsó al portero local, Goyo, con roja directa, en el minuto 74. Amonestó a Raúl Iturralde y a Silvano en el Guijuelo, y a Jimmy, Toño y Gonzalo en el Compostela.

Gol: 1-0, min. 3: David Karanka, de penalti.

Campo: Municipal de Guijuelo. Aproximadamente 1.500 espectadores.

tribuna
Alberto Mariño, a la izquierda, tuvo en su pie la opción de traerse un punto de no fallar un penalti
FOTO: tribuna

El conjunto santiagués mostró signos de recuperación en el arranque del choque, ya que se adueñó del cuero y tuvo el primer tiro a portería, que se marchó bastante lejos, de Jimmy. Pero la buena imagen duró sólo tres minutos. El tiempo que tardó el equipo local en acercarse al área visitante. Falló Catú, centró Leroy y el árbitro señaló unas manos de la última línea blanquiazul. Penalti, el quinto de la temporada, que lanzó, y convirtió, David Karanka.

Desde entonces, y tal como le ocurrió en sus últimos encuentros, el Compostela se desorientó, perdió el rumbo y no encontró en las piernas de sus jugadores ningún atisbo de reacción. El Guijuelo se adueñó del mediocampo y se dedicó a conservar el balón.

El primer intento serio de parte del cuadro santiagués llegaría alrededor del cuarto de hora, después de que Rego consiguiese filtrarse en la zaga rival por la banda derecha, centrase hacia atrás en busca de Mariño, quien disparó demasiado alto.

Un libreto definido

Una vez que se atrevió el Compostela a buscar la portería defendida por Goyo, el partido tuvo un libreto definido. Cuando el once visitante atacaba, conseguía llevar algún peligro, pero la zaga sufría cada vez que el Guijuelo conseguía acercarse. Aún así, las siguientes acciones, superada la media hora de partido, serían del equipo gallego.

Mariño lanzó una falta cerca de la escuadra, Iván obligó a Goyo a esforzarse para detener un peligroso remate, nuevamente Mariño tiró fuera, y Petter lanzó un centro raso que no encontró a nadie que fuese capaz de empujar el cuero al fondo de la portería local.

Tras el descanso, el Compostela tardó unos minutos en volver a meterse en el partido, lo que permitió al cuadro local disfrutar de ciertos minutos de tranquilidad, manejo de balón y cómodo dominio del partido.

Pero a medida que pasaban el tiempo, el encuentro se jugaba más cerca de la portería defendida por Goyo. En el minuto 55 Mariño dio un aviso con un remate desde larga distancia que se marchó cerca.

En el minuto 74, en uno de los tantos centros que cayeron en el área del cuadro salmantino, el portero, Goyo, golpeó a Rubén Márquez, que llevó al árbitro a pitar el consiguiente penalti y a mostrarle la cartulina roja. El recién ingresado, Montero, adivinó la intención de Mariño y paró el disparo. El conjunto visitante insistió en pos de la igualada, con un hombre más, y a punto estuvo de conseguirla tres minutos más tarde, en un testarazo de Petter que detuvo el cancerbero.

 

LAS CLAVES

Las ansias acabaron siendo el peor rival

·· El Compos, a medida que se acortaba la distancia con el final del partido, la desesperación crecía. Y del buen trato del balón que mostró en el arranque del choque, evolucionó a un fútbol cada vez más directo que chocaba con el buen hacer de la defensa local.

Caneda alude a los errores infantiles

·· "Para un partido que jugamos bien cometemos errores como el penalti a los tres minutos y después fallamos nosotros uno. Son demasiados regalos para el rival" afirmó el presidente Caneda a la Radio Galega. "Si alguien mereció ganar fue la SD", subrayó José María .