El Correo Gallego

Deportes » Fútbol » Fútbol 3ª

FÚTBOL // FASE DE ASCENSO A SEGUNDA DIVISIÓN B

Yo, Claudio (II): el Compos no marcó hasta que la afición fue una sola voz

Tres centenares de seguidores comenzaron el partido animando desde fuera como protesta // Tras el descanso entraron y vieron en vivo los tres goles // El Lobelle alargó su fiesta y se unió a la blanquiazul

Un sector de la afición animó desde fuera hasta después del descanso, izquierda. Otros seguidores habituales, con sus bombos y pertrechados con los colores azul y blanco
Un sector de la afición animó desde fuera hasta después del descanso, izquierda. Otros seguidores habituales, con sus bombos y pertrechados con los colores azul y blanco

MAYKA E. • SANTIAGO   | 25.05.2009 
A- A+

Yo, Claudio, la novela más conocida de Robert Graves, es uno de los grandes betsellers del siglo XX. Y, desde ayer, el apelativo del medio centro argentino del Compos, que con el santiagués Mariño como su bastón hizo una oda a ese letal balón parado del que puede presumir una SD que, salvo debacle, y triunfalimos fuera, huele a Segunda B.

Mariño propuso y Claudio, dispuso. Así llegó el primer gol. Córner que bota el compostelano y el emperador le puso el apellido del gol. El 1-0. Era el minuto 53. Y como si el Compos no quisiera marcar hasta que estuvieran todos: porque más de 300 de sus aficionados, Fendetestas, Changos y Siareiros do Compostela, se pasaron toda la primera animando puertas afuera como protesta por la política de Caneda de gravarlos con 20 euros la entrada, como al resto de los mortales y olvidando lo agradecido y orgulloso que el presi se ha mostrado esta campaña de tener el apoyo de sus incondicionales.

Esta parte de la afición se plantó a las tres y media en la puerta 1 del estadio de San Lázaro, con pancartas que rezaban Adiante xogadores, Abaixo estafadores o Compos sí, Caneda no. Antes del comienzo del partido, el plantel de jugadores o el vicepresidente Roberto Gayoso se personaron allí y les pidieron que depusiesen su actitud y entrasen. No sucedió... de principio.

El partido comenzó con la afición partida en dos "-unos 300 fuera... y los demás, dentro. Tras el descanso, esa afición que siempre ha sido fiel, una piña durante esta exitosa campaña, se fundió en una. Como debe ser. Los aficionados de fuera del estadio entraron finalmente y se notó su aliento. Ya estaban todos... aunque podrían haber sido más, porque al final, en San Lázaro hubo sobre 2.500 personas y este Compos, discrepancias y medidas antipopulares mediante, tiene tirón para muchísimo más. Y el equipo esperó a que estuvieran todos.

Tras una primera mitad fría, fea, desierta de ocasiones y con mucho derecho de tanteo, pero donde quien más proponía era un Compos que es una roca atrás, con Pablo visible para la grada por poco más que su camiseta naranja, porque el rival no le dio chollo, se abrió la lata.

Córner o falta, ¡qué más da!

Se lleyó la primera página de Yo, Claudio. Córner-Mariño-Claudio-Cabezazo-gol. Hubo que esperar 53 minutos y se desató la taladradora blanquiazul. A los 12 minutos, mismos protagonistas. Cambiamos el córner por falta -el quid radica en el balón parado- y la sociedad Mariño-Claudio (jugador con guantes negros... pero de guante blanco) parió el segundo. La grada, ya una sola garganta (eran todos los que estaban, pero no estaban todos los que son... compostelanistas) que jaleaba que sí, joder, que imos ascender. El viento del Monzón ya ni soplaba y todo era el sol del Compos, que brilló, como con una bonita jugada por la banda de Rubén que Petter estrelló en el larguero. Era el minuto 74 y el partido sólo de entendía en clave de Compos. El 3-0 lo firmó Vladimir cuando ellos jugaban con 10. Y San Lázaro era ya una fiesta. Eolo eclipsó los vientos de Monzón y a 1.400 kilómetros en autocar y 90 minutos de verde espera la Segunda B.

La novela blanquiazul debe continuarse en tierras oscenses con Yo Compos, equipo de Segunda B en la misma campaña del ascenso a Tercera. Claudio, feliz con sus goles y el potente triunfo, pero contenido, expresó que "necesitamos el apoyo de la afición y es injusto que se quedasen fuera , en principio, pues nos siguieron a todas partes y esto lo queríamos hacer por ellos". Argumentó sobre los precios de las entradas de la discordia que "no podemos decir nada, la directiva toma las decisiones que ve oportunas en un momento que no había dinero y había que recaudar y, si bien creo que fue algo exagerado, es una decisión que se toma para beneficio del Compostela". Hasta el mejor escribano hace un borrón, pero por suerte, la fiesta fue total, con todos celebrando juntos. El Lobelle, flamante semifinalista de Liga, juntó su fiesta a la de la SD -ambos hacen felices a la ciudad- y acudieron su presidente, Manu, Alemao y Carlinhos.

 

El bigoleador

Claudio: "Confío mucho en el equipo, los que juegan y los de fuera; nadie se tomará como ganada la eliminatoria; ese plus hace muy grande a este equipo"

" ¿Un 0-3 aquí y un 0-2 allá como el Ciudad y ascender? Yo lo firmo, pero no nos podemos dar ese lujo, hay que salir a apretar y jugarles de igual a igual"