El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

sergas

CIG y SAE llaman a la huelga en la sanidad por el respeto a los acuerdos

Reclaman el cumplimiento de lo firmado y acusan a la Consellería de intentar utilizar a las centrales

REDACCIÓN • SANTIAGO   | 12.12.2009 
A- A+

CIG-Saúde y SAE (Sindicato de Auxiliares de Enfermería) llevarán un paso más allá las medidas de presión para exigir, frente al aplazamiento propuesto por Sanidade, el respeto a los acuerdos retributivos firmados por el S­ervizo Galego de Saúde y que se debían hacer efectivos de modo gradual entre 2008 y 2012. Los dos sindicatos han convocado una huelga para el próximo día 16, al margen de la plataforma unitaria que, integrada además por CCOO, UGT, CESM y CSI-CSIF, ha venido presionando a la Administración sanitaria para garantizar el cumplimiento de los acuerdos pendientes.

Al margen de las mejoras retributivas, sobre la mesa de negociación figuran cuestiones como el desarrollo de la carrera profesional ordinaria (el sistema por el que se reconocerá al conjunto de los profesionales de la sanidad pública la experiencia y el cumplimiento de objetivos dentro del Sergas), la inclusión en el régimen extraordinario de carrera del personal del hospital Básico de Defensa de Ferrol y de los profesionales adscritos a la ley 17/89 o el despliegue del pago por tarjetas sanitarias individuales.

Un año de atraso

En el campo de las mejoras salariales, la última propuesta de la Consellería de Sanidade, pasa por evitar los pagos correspondientes a 2010 como consecuencia de la situación de crisis de ingresos de la Administración, y retrasar un año la ejecución de las mejoras firmadas en 2008, completándolas en 2013.

La Consellería se reunió ayer con el comité de huelga y fijó los servicios mínimos para la jornada del 26.

CIG mantiene que el S­ergas ha tratado de utilizar a las organizaciones sindicales para transmitir a los trabajadores una hoja de ruta que, considera, carente de garantías y censura "que a Administración sanitaria difunda perante a opinión pública unhas mensaxes co único obxectivo de desprestixiar aos traballadores".