El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

“Los familiares tocamos fondo también”

Al-Anon, grupos de ayuda para familia y amigos de alcohólicos, cumple 54 años en España // En Galicia, con 5 sedes, llevan más de dos décadas de apoyo

S. BARBA. SANTIAGO   | 08.10.2017 
A- A+

“Recuerdo el caso de un compañero que no lograba superar que su familiar alcohólico estuviera bien, que ya no bebiera”. Esta es la historia que Luisa (nombre ficticio), la actual delegada de área en Galicia de Al-Anon, recuerda como más dolorosa en el tiempo que lleva en estos grupos de autoayuda. Este chico, como la mayoría de familiares y amigos, “tocan fondo también”, y encuentran muchas dificultades en “definirse por sí mismos”, es decir, “no pensamos en nosotros y nos definimos siempre en base a nuestro familiar”. Por ello su compañero de grupo seguía controlando igual a su familiar aunque ya no bebiera, le recriminaba lo mismo, se culpaba... No era capaz de pasar página.
Al-Anon es una entidad que organiza grupos de autoayuda para familiares de alcohólicos, tanto si “aún están en activo” como si ya dejaron la bebida. Este año celebra su 54 aniversario en España, pero en Galicia lleva alrededor de 20 años. El primer grupo gallego fue uno de Vigo, hoy existe otro más en la misma ciudad, uno en Santiago con dos décadas de vida, uno en Ourense y uno en A Coruña, que en febrero cumplirá su segundo aniversario. Ayer celebraron un acto público en el Centro Sociocultural de Fontiñas, a las 18.00 horas, para celebrar el 54.º aniversario.
Importando de EEUU, sigue la misma filosofía que los grupos de Alcohólicos Anónimos. Observaron que los familiares también sufrían, que eran “los eternos olvidados. Estamos a, ante, bajo, cabe, con contra... de la persona alcohólica”, dice Luisa. Ella explica que en Al-Anon “empiezas a valorarte, a ver que tienes derecho a vivir, que el otro está enfermo, tiene una adicción no un vicio; que no puedes ser su guardián y que tú no eres la causa ni tienes la culpa, no puedes controlarlo y tampoco curarlo, pero sí seguir amándolo”. Así, comienzan a aprender a cómo dejar que su familiar toque fondo.
En el grupo no dan consejos, solo se escuchan unos a otros y van aprendiendo, pero “los casos no son iguales y lo que le sirve a uno no es para otro”. Luisa explica que “lo ideal” sería que los dos, alcohólico y familiar, “vayan paralelos”, es decir, ambos en tratamiento o en grupos, pero no es necesario. A Al-Annon llega gente tras separarse de un alcohólico o incluso viudos que una vez solos se dan cuenta de que necesitan ayuda. Y, explica Luisa, es importante tener en cuenta que, en ocasiones, “te vuelcas tanto” en el alcohólico que puedes dejar a los hijos sin la atención que merecen. “A veces se te olvidan sus necesidades afectivas, por eso surgieron los grupos de autoayuda Alateen, dirigidos a los hijos adolescentes” de enfermos de alcoholismo”.
Se estima que cada alcohólico afecta a la vida de cuatro personas de su entorno.
al-anonespana.org
Santiago: 647 032 972