Galicia Hoxe Radio Obradoiro CorreoTV Terras de Santiago Anova multiconsulting
Google

Domingo 26.10.2014  | Actualizado 00.00 Hemeroteca web  |  RSS   RSS

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

Fuma en pipa la hostelería: pérdidas de 350 millones

Futuro negro Los locales de ocio nocturno son los más perjudicados, con cien millones // La medida implica la práctica desaparición de la sobremesa en los restaurantes, que pierden un 10% en la factura

XAIME LEIRO PONTEVEDRA   | 14.01.2011 
A- A+

La opinión es unánime en el sector hostelero gallego: la nueva ley antitabaco ya empieza a dejar con datos extraoficiales unos importantes efectos negativos sobre cafeterías, restaurantes, discotecas y salas de fiesta, a la espera de conocer un primer avance de cifras oficiales a finales de mes, y antes de entrar en profundidad en el asunto con el balance del primer trimestre del año.

Samuel Pousada, presidente de la Federación Gallega de Empresarios de Salas de Fiesta, aún no puede poner números concretos de esta semana sobre la mesa, pero señala que los estudios que manejan los hosteleros apuntan unas pérdidas globales en 2011 de 350 millones de euros en Galicia, que significarán entre 5.000 y 10.000 desempleados más.

Pousada pone el acento en las salas de fiesta y discotecas, y subraya que el golpe supondrá para estos locales cien millones de euros, un dato muy preocupante, que puede suponer una caída en la recaudación del 20%. De la misma opinión que Pousada es Héctor Cañete, presidente de Cehosga, que mantiene que "quienes más están sufriendo la ley son los locales de ocio nocturno".

Según Héctor Cañete, con datos extraoficiales porque tienen el "contador a cero" ya que empezaron el miércoles a sondear a los dos millares y medio de asociados que tienen en la provincia de A Coruña y no esperan acabar el trabajo hasta el día 30, las cafeterías dedicadas a desayunos son las menos afectadas. Mientras, en los restaurantes se produce una situación diversa: los de gama alta "lo notan menos" y los que tiene menú del día para obreros "están muy afectados". Para Cañete, la excepción son las cafeterías que disponen de terraza. "Algunas que tienen la terraza resguardada incluso incrementaron la facturación", apunta.

Eso mismo señala José Magás, presidente de la Asociación provincial de Empresarios de Hostelería de Pontevedra. En una primera valoración de urgencia en una reunión el miércoles, representantes de una decena de cafeterías le trasladaron bajones en la recaudación de casi el 30%. Incluso una cafetería con amplia terraza de 50 mesas en Playa América, que antes tenía llenos habituales, le mostró su desazón por la pérdida de la clientela.

Según le explicaron los dueños, la cafetería O Arco perdió a los clientes porque al lado hay un parque infantil y la ley prohibe fumar a 150 metros de estas instalaciones. Es decir, el factor que hasta ahora facilitaba su lleno porque los padres tenían a los niños cerca, les desplazó la clientela a otro local a 200 metros que antes estaba prácticamente vacío.

Pero Magás abunda un poco más que sus compañeros en los datos de los restaurantes, y explica que el comportamiento que están notando en los clientes es de que "no hacen sobremesa". Según su criterio, no hacer sobremesa "representa un 10% menos en la facturación del local".

Al margen del descenso de clientes y del volumen de facturación, tanto Samuel Pousada como Héctor Cañete mantienen que la aplicación de la nueva ley crea un problema en la calle, sobre todo de ruidos de la gente que sale fuera a fumar. "Al botellón se suma ahora el fumarrón o el botellón-fumarrón", ironiza Pousada.

El presidente de la Federación Gallega de Empresarios de Salas de Fiesta apuesta por dar un vuelco a la situación. "Holanda rectificó. Croacia e Irlanda suavizaron la ley. España también debe hacerlo", sostiene. Es más, explica que España tiene más hostelería que el resto de países europeos, por lo que la repercusión de esta ley es mucho mayor, con 7.000 millones de euros en juego.

Para Pousada, "no tiene sentido lo que ha hecho el Gobierno. Escogió mal el momento y encima legisló sin buscar el consenso del sector". Por este motivo, y para evitar "una estocada final" a la hostelería, cree que España debe dar un paso atrás y situarse al nivel de Francia, Italia o Portugal, que es en el esquema que se movía antes de que la ministra de Sanidad, Leire Pajín, apostase por un cambio radical. En el fondo, el empresario de salas de fiestas sospecha que la ministra impulsó la nueva ley "como una cortina de humo" para fomentar el debate entre fumadores y no fumadores y que se deje de hablar de otros problemas del país, como la crisis económica, que ya de por sí bastantes problemas acarrea por sí misma también a la hostelería.

Esta forma de actuar, apostilla, supone que la ministra "es una incompetente", que debe rectificar, para "respetar todos los intereses en juego" en un momento tan delicado para la economía.

Por otra parte, y a falta de que Facua haga hoy públicas las denuncias registradas en la comunidad por incumplimiento de la nueva normativa, desde la Consellería de Sanidade se reconoció a este periódico que aún no tenían datos concretos al respecto.

ATIENDE A 60 PERSONAS

Colapso en la Unidade de Tabaquismo

La Unidade de Tabaquismo de la USC ha visto incrementar de manera notable la demanda de asesoramiento para dejar de fumar desde que comenzó el año, atendiendo ya a 60 fumadores, y se espera que antes de que termine el mes las solicitudes ronden el centenar, según el director del programa, el catedrático Elisardo Becoña. En 2010, se atendió a 280 fumadores.

SERVICIO DE GUARDACOPAS

La ley, la excusa para irse sin pagar

Mientras desde la Federación Española de Hostelería se dice que algunos fumadores se han escudado en la ley antitabaco para no abonar sus consumiciones, ya que salen a fumar y no vuelven, los propietarios locales de ocio nocturno están incorporando un servicio de guardacopas para quienes salen a fumar y están cobrando las consumiciones al contado.

BENEFICIOS

Favorecerá el turismo, según el 18%

Uno de cada cinco españoles (el 18%) cree que la nueva ley antitabaco tendrá efectos positivos sobre el turismo en nuestro país. Éste es uno de los resultados de una encuesta realizada por la web de viajes TripAdvisor a 1.200 ciudadanos sobre la ley antitabaco. Según este estudio, el 72% está de acuerdo con la ley, y un 56% está seguro de que se fumará mucho menos.

REACCIONES

Marta Cerqueiro, vecina de A Estrada

Esta fumadora define directamente la nueva Ley Antitabaco como una decisión “abusiva”. A su entender, la gente debería tener la opción de acudir a establecimientos donde se fume o no. Como la gran mayoría, sostiene que el sector hostelero se verá perjudicado. “Yo sigo trayéndome el café desde el bar de enfrente a mi negocio y luego salgo a la calle a fumar un cigarrillo, pero sí que se va a notar”, añade. Otro de los aspectos negativos que encuentra a la normativa es el “barullo” que se forma por las noches en las calles con la gente fumando a las puertas de los locales de ocio. Es de las que no se plantea apuntarse a la moda de dejar el vicio, y respecto a la prohibición de fumar en espacios públicos infantiles al aire libre, cree que en ese caso concreto se aplica la normativa con excesiva dureza.

Alberto Touceda, propietario del Bar Alameda de A Estrada

Este hostelero estradense cree que la ley se está notando en el sector, ya tocado por la crisis, y que aún es pronto para hacer valoraciones. “Habrá que esperar a que acabe el mes y comparar las cuentas con las de enero del pasado año”, señala. Apunta que los clientes han reducido las consumiciones. “En vez de tomarse tres cafés mientras leían el periódico, ahora sólo toman uno”, dice, advirtiendo que aún hay quien de forma inconsciente echa la mano a la cajetilla. El dueño del bar Alameda ya está pensando además en hacer una campaña para atraer la clientela. “Tengo tres empleados, pago mis impuestos y el local está al día; si lo piensas bien es como si vienen a decirte lo que puedes hacer o no en tu propiedad”, y añade que es más perjudicial ver gente fumando en la calle.

Mónica Ferrío Ogando, ama de casa de Muxía

Aunque la mayoría de los fumadores considera restrictiva la nueva ley, esta vecina de Muxía decidió que ya puestos a limitar espacios sin humo, su casa también quedaría exenta de tabaco. Y es que, además de fumadora, es madre de un niño, y “creo que al final la nueva legislación hace un gran favor a los pequeños, que no tienen porque soportar los malos humos de los adultos”. Por ello, ahora cuando le apetece un pitillo siempre fuma al aire libre, tanto si está en casa como en un local público. Mónica Ferrío considera además que no se debe dramatizar con el hecho de tener que salir fuera para fumar, “pues también aprovechas para tomar algo de aire fresco”. Al menos ella, asegura que lo lleva muy bien y cree que la nueva ley será positiva para todos, incluso para los fumadores.

Suso Bahamonde Trillo, gerente del bar O Xardín, de Muxía

El mito de que los bares se iban a quedar vacíos tras la entrada en vigor de la nueva ley que prohíbe fumar en los espacios públicos no se está cumpliendo. O al menos eso asegura Suso Bahamonde, quien afirma que apenas notó una merma de clientes en su local. Eso sí, “ahora pasan menos tiempo en el bar y consumen menos porque si tienen que salir para fumar, después algunos ya no vuelven a entrar”. No obstante, aunque puedan disminuir algo sus ingresos, este hostelero muxiano tiene claro que saldrá ganando en salud, pues aunque él también fuma algún pitillo, “en el bar tenía que inhalar el humo equivalente al consumo de tres cajetillas diarias”. Por eso, asegura que con la nueva norma está “encantado de la vida a nivel personal”. Y es que se acabaron las nubes.

Manuel Fontaíña, vecino de Ribeira, jubilado

“Como fumador, considero que esta nueva ley antitabaco es propia de dictaduras, pues se trata de una norma demasiado estricta y sin la flexibilidad que deben tener todas las leyes. Es evidente que los trabajadores de los establecimientos públicos deben estar protegidos ante los efectos perniciosos del tabaco a los que están expuestos, pero los ciudadanos que sí queremos fumar debiéramos tener un espacio para poder hacerlo en los lugares públicos cerrados, como se establecía en la anterior ley”, señala Manuel Fontaíña, un vecino de Ribeira que se muestra resignado ante las restricciones de la nueva legislación. Fontaíña, que está jubilado, cree que para que una ley sea justa debe respetar los derechos de ambas partes (fumadores y no fumadores) a la hora de regular las obligaciones.

Antonio Lijó, hostelero de Ribeira
“Considero que ésta sí que es una ley que nos acerca a los países más civilizados, donde hace años está prohibido fumar en espacios cerrados y públicos, por el bien de los trabajadores. Lo que sí resultó francamente nefasto para el sector hostelero de nuestro país fue la ley anterior, que podemos calificar de chapuza y que hizo gastar una gran cantidad de dinero a los empresarios del sector para separar en los establecimientos zonas habilitadas para fumadores y para no fumadores, resultando al final un gasto inútil. Los hosteleros no recuperarán ese gasto. Respecto a la nueva Ley Antitabaco, creo que los hosteleros sufriremos una pérdida de clientes en un corto período de adaptación. Pero todo lo que se haga por la salud de la población es bueno”, señala el hostelero ribeirense Antonio Lijó González.

Escribe tu comentario

Para escribir tus comentarios en las noticias, necesitas ser usuario registrado. Si no lo eres regístrate ahora

1000 Caracteres disponibles

www.elcorreogallego.es no se hace responsable de las opiniones de los lectores y eliminará los comentarios considerados ofensivos o que vulneren la legalidad.

Grupo Correo Gallego
Ante cualquier duda, problema o comentario
en las páginas de El Correo Gallego envíe un
e-mail a info@elcorreogallego.es. Titularidad
y política de privacidad
. Política de Cookies
Auditoría Audiencia Sites
Titulares RSS