El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

Indignación ecologista por la candidatura del lago de As Pontes a un premio de Europa

Los Xunta presenta la regeneración de la mina como punto de excelencia turística

NATALIA SEQUEIRO SANTIAGO   | 26.02.2011 
A- A+

Kiko Delgado
Lago artificial en la mina de As Pontes
FOTO: Kiko Delgado

Indignación y rechazo. Estos son los sentimientos que despierta a los ecologistas gallegos la intención de la Xunta de promover la candidatura del lago creado en la mina de As Pontes a un premio europeo de excelencia turística. Las principales asociaciones ambientalistas llevan años denunciando que "la supuesta regeneración no es más que un lavado de imagen" y que el proyecto acarrea serios riesgos medioambientales al parque natural de As Fragas do Eume.

La secretaría xeral para o Turismo ha propuesto al lago como candidato para el Premio Europeo de Excelencia Turística 2011, un galardón que concede la Unión Europea y que este año está dedicado a la regeneración de espacios degrados para convertirlos en lugares atractivos para el turismo. Además de llenar el hueco de la mina, Endesa ha regenerado la escombrera y plantado 600.000 árboles autóctonos.

Adega, Verdegaia, a Sociedad Galega de Historia Natural (SGHN) e Fusquenlla enviaban ayer un comunicado rechazando la iniciativa. Los ecologistas recuerdan que el lago se alimenta fundamentalmente de las aguas del Eume, lo que supone detraer al río "más de un millón de metros cúbicos de agua. Denuncian, además, que el mal estado que presenta el caudal del Eume se verá acrecentado. Según los ecologistas, las aguas del lago están acidificadas por la alta concentración de pirita por lo que podrían filtrarse hacia los regatos próximos al Eume, afectando al río y al parque natural de As Fragas, uno de los últimos reductos de bosque atlántico costero.

Pese a que Endesa y la propia Xunta defienden la calidad de las aguas del lago, los ecologistas denuncian que los resultados de los análisis no se hacen públicos. "Los únicos datos con los que contamos son los derivados de muestras recogidas tiempo atrás por el Seprona que mostraron acidez y elevadas concentraciones de metales pesados", subrayan. Adega, Verdegaia, SGHN y Fusquenlla critican, además, que los posibles daños medioambientales que ocasione el lago en el futuro tendrán que ser reparados con dinero público. Endesa cederá la gestión del lago a la Xunta, una vez que termine el proceso de llenado que se prevé para el año 2012.

"No podemos respaldar un premio de excelencia turística a un proyecto que entraña serios y objetivos riesgos medioambientales, amenazando un valioso patrimonio natural como es el río Eume y las Fragas por las que discurre", subrayan los ecologistas. "Hablamos de un proyecto que esconde detrás de eufemismos como regeneración o solución ambiental sostenible una apuesta decidida por favorecer intereses meramente especulativos", añaden en referencia a la posibilidad de que las empresas privadas puedan "obtener un rendimiento económico por la explotación urbanística de los terrenos colindantes" al lago artificial.