El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

El lago minero: futuro imán del verano europeo

La Xunta impulsa el proyecto de As Pontes como destino turístico en los Eden de la CE

PATRICIA HERMIDA  | 20.02.2011 
A- A+

Kiko Delgado
As Pontes regresa a sus orígenes con este lago artificial, creado en el hueco del viejo yacimiento de lignito pardo.
FOTO: Kiko Delgado

Del entorno minero de Billy Elliot al encanto playero de las chicas de Eric Rohmer. Y todo gracias un proyecto de ingeniería faraónico, en el que Endesa sigue los pasos de yacimientos alemanes reconvertidos en hits del ocio acuático. La transformación de la vieja mina de As Pontes en lago artificial entusiasma a la Xunta de Galicia. Hasta tal punto que el Gobierno autonómico propone su designación como Destino Turístico de Excelencia para toda Europa. La Secretaría Xeral para o Turismo ha presentado esta regeneración del hueco carbonero a los premios Eden de la Comisión Europea (CE). Con sus futuras playas e islitas creadas por los humanos, la superficie acuática pontesa quiere atraer como un imán a los generosos veraneantes de la UE.

Si los cálculos se cumplen, a lo largo de 2012 se culminará el proceso de llenado de la antigua mina de lignito pardo: gracias al desvío de los ríos de la zona, con críticas por parte de entidades ecologistas, y las oportunas precipitaciones de los últimos años. En esta edición, los Eden reconocerán a aquellos espacios degradados reconvertidos en "atracción turística catalizadora". Y la Xunta apoya la candidatura del Ayuntamiento de As Pontes, "cunha gran colaboración entre as administracións autonómica e local, máis a empresa Endesa que explotou a mina para abastecer á central térmica". Donde antes transitaban excavadoras y operarios con cascos, recortados contra un horizonte de humeantes chimeneas, en los próximos años tomarán el sol los veraneantes. Semejante reconversión suena a ciencia-ficción utópica. Pero los esfuerzos público-privados servirán para que el ochentero paisaje industrial, casi de Europa del Este, se regenere con el doble sentido del Eden: premio europeo y aspirante a paraíso terrenal.

El lago artificial de 865 hectáreas se nutre día a día de las aguas del Eume. El proyecto se completará con los citados arenales artificiales e islas con observatorios para vigilar pájaros, como extravantes ornitólogos tipo Dulces Cazadores. Pero la transformación no termina con el hueco de la mina, cuyo combustible fósil alimentó durante más de treinta años a las calderas de la central eléctrica. La escombrera minera, donde antaño se acumulaban residuos de la extracción del carbón, reluce ahora como zona verde con más de 11 kilómetros de extensión recorrida por zorros y sobrevolada por aves rapaces. Endesa también ha replantado 600.000 árboles autóctonos, en el entorno de un lago cuyo relleno se inició en 2008. Cual espacio natural de los Playmobil, la nueva zona de descanso se redecorará con "pantaláns para embarcacións de recreo e a práctica de deportes náuticos". Las condiciones climatológicas gallegas han favorecido la celeridad del bombeo hidráulico. Cuando el proyecto se resolvió favorablemente en 2005, se puso un plazo de quince años para terminar el lago. Se calculó entonces que a partir de 2020 podríamos remojarnos los pies libremente en su ribera. "Pero o enchido realizarase finalmente nun período máis curto do inicialmente calculado, oito anos antes do agardado", según indica la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Infraestructuras.

Como en cuestión de tamaños nos gusta comparar, tomemos nota de los siguientes datos: estamos ante el mayor lago artificial de Galicia y uno de los más impresionantes de España, "cunha superficie equivalente a cinco veces o encoro de As Forcadas, máis do dobre de Cecebre, dez veces o de Caldas de Reis". Y si caemos en los símiles futbolísticos, tan frecuentes en los reportajes de megaconstrucciones, nos encontramos ante 1.200 veces el Camp Nou: con espacio para infinitos clásicos entre Guardiala-Mourinho, Messi-Cristiano. Y justo al ladito ya corretean 172 especies de vertebrados, que han llegado por decisión propia desde las Fragas do Eume. Endesa se encargó de la plantación masiva donde antes se alzaba una montaña de 160 metros de altura de material estéril. Y después se produjo "la colonización natural, con especies que encontraron en la escombrera su hábitat natural".

Junto al lago se han acomodado lobos, corzos, jabalíes, liebres, nutrias, chotacabras y elanios azules. Veinte países participan en el Eden 2011. Pero sólo As Pontes ha regresado a sus orígenes de charcas, prados y bosques.

phermida@lcorreogallego.es