El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

Lanzan un cóctel molotov contra la sede del PP en Gondomar

El alcalde cree que el ataque contra el PP de Gondomar pudo ser la madrugada de ayer, igual que el de la sede de Nigrán // Las fuerzas de seguridad reforzaron la vigilancia en las demás sedes de la zona

E.P. GONDOMAR  | 20.04.2010 
A- A+

EFE/Salvador Sas
Imangen de la sede del PP en Gondomar que ha sufrido esta madrugada un ataque con un cóctel molotov
FOTO: EFE/Salvador Sas

El alcalde de Gondomar, Martín Vicente Urgal (PP), apuntó la posibilidad de que el ataque con cóctel-molotov contra la sede del PP de este municipio pontevedrés se registrase en la madrugada de ayer, coincidiendo con el ocurrido en la cercana localidad de Nigrán, puesto que a lo largo de la pasada jornada no pasó nadie por estas dependencias y, por tanto, no se pudieron percatar de que había desperfectos.

En declaraciones a Europa Press, el regidor explicó que el incidente, ocurrido en la sede del Partido Popular, ubicada en la céntrica calle de Campo da Feira, no provocó heridos, sino daños en el exterior del inmueble, puesto que "la botella incendiaria impactó contra la fachada pero no entró", aunque sí aparecieron cristales rotos de una ventana -posiblemente fracturados por una piedra u objeto contundente-.

"Afortunadamente, los daños no han sido mayores", explicó, si bien resaltó que la "intención clara" era la de "causar daño" y manifestó su condena a lo ocurrido.

"En los tiempos en los que estamos me parece una auténtica barbaridad, de cuatro locos que andan por ahí sueltos", aseveró Urgal, al tiempo que insistió en "rechazar de plano" este tipo de acciones "tanto en las sedes del PP como en las de cualquier otro partido".

Asimismo, el regidor explicó que, en toda la jornada de ayer, ningún miembro del partido pasó por la sede, por lo que "se supone que esto (el ataque) fue hecho ya la noche anterior, y probablemente  por los mismos que el de Nigrán -donde los daños materiales fueron mayores-".

En cualquier caso, el alcalde sbubrayó que será la investigación de las fuerzas de seguridad la que arroje luz sobre el asunto y permita esclarecer quién perpetró el ataque.

El regidor, quien también explicó que no han recibido ninguna comunicación reivindicando la autoría de los hechos, explicó que la sede del PP se encuentra en el bajo de una casa que también tiene una planta superior, pero donde "no vive nadie".

Restos

Según informó la Guardia Civil, sobre las 2.00 horas de hoy una patrulla que pasaba por la zona descubrió los restos de la botella incendiaria -con la mecha todavía en el cuello- y también los restos de una deflagración en un banco de piedra ubicado delante de la sede de los 'populares' de Gondomar. Así, efectivos del TEDAX y otras unidades acudieron a la zona para investigar lo sucedido.

Según indicó Urgal, a raíz de conocerse el ataque en el local del PP de Nigrán, también con cóctel-molotov, las fuerzas de seguridad "reforzaron" la vigilancia en las demás sedes de la zona y, así, al pasar por la de Gondomar descubrieron los restos.

Ataques

El descubrimiento del ataque al PP de Gondomar se produce un día después de que fuese lanzado un cóctel-molotov contra la sede del mismo partido en Nigrán, que las fuerzas de seguridad vincularon con grupos independentistas por tratarse de un artefacto "de características similares" a otros anteriores.

Así, el 10 de marzo de este año, un cóctel-molotov fue lanzado contra la casa sindical de O Porriño (Pontevedra), situada en la calle Antonio Palacios, y provocó diversos daños en varias ventanas y la fachada del inmueble. Este ataque fue similar al ocurrido a finales del pasado enero en el local de CC.OO. en Vigo, donde también hubo daños en la fachada provocados por el lanzamiento de una piedra y un cóctel-molotov que no llegó a entrar en las dependencias.

Aunque en este caso en un primer momento algunas fuentes sindicales vincularon los hechos con las protestas laborales en el sector del naval, días después, a principios de abril, una persona en nombre de Resistencia Galega reinvindicó en una llamada a un medio de comunicación los ataques a las centrales sindicales de Vigo y Porriño, así como el que se produjo contra un chalé.

Precisamente, ese día, unos desconocidos habían arrojado un cóctel molotov al chalet que el concejal de Tráfico de Vigo, Xulio Calviño, tiene en Coruxo, donde se produjeron escasos daños materiales, pero no hubo que lamentar heridos porque ni el edil ni su familia estaban en esa vivienda.

No obstante, estos episodios no supondrían la primera vez que el grupo radical Resistencia Galega actúa en esta zona de la provincia de Pontevedra, ya que el 23 de marzo de 2007, un artefacto explosivo fue localizado en un chalet en construcción en el municipio de Nigrán.

En aquella ocasión, el artefacto fue colocado en el interior de una olla exprés y con un cartel en gallego en el que se podía leer "Perigo bomba". Un equipo de los TEDAX llevó a cabo la explosión controlada del paquete-bomba. En el caso de los ataques a las sedes del PP de Nigrán y de Gondomar no se encontró ninguna carta ni hubo por el momento llamada telefónica para reclamar la autoría del ataque.

En 2007 se registraron en Galicia atentados contra algunos intereses inmobiliarios, obras de infraestructura, organizaciones sindicales e incluso se reprodujo el 'modus operandi' de la olla a presión empleado en Nigrán. Así, en 9 de mayo de 2007, operarios de un edificio en construcción en Cangas do Morrazo (Pontevedra) encontraron una olla con explosivo que fue atribuida a un grupo independentista gallego.

El artefacto estaba en el interior de una olla a presión y fue encontrado por uno de los operarios que trabajaban en el edificio al lado de una nota firmada por el grupo autodenominado Resistencia Galega en la que reclamaba la independencia.

Ya en diciembre de 2007, el día 14, la Guardia Civil detuvo en la localidad coruñesa de Portosín a dos jóvenes que viajaban en un coche en el que llevaban un artefacto explosivo de bastante potencia y a primeras horas de la mañana detuvo a un tercer joven relacionado con los hechos. A los tres detenidos se los vinculó con el movimiento independentista radical y la Guardia Civil los relacionó con los atentados que se habían registrado en diversos puntos de Galicia.