El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

Los destartalados cuarteles de Ferrol sueñan con un futuro para los estudiantes

Sánchez Aguilera aspira a gran ciudad universitaria // Defensa ocupa un 20% del territorio urbano

PATRICIA HERMIDA FERROL   | 19.05.2010 
A- A+

Kiko Delgado
Vista del interior del cuartel Sánchez Aguilera de Ferrol.
FOTO: Kiko Delgado

Cada pueblo oculta una aspiración histórica, palpable sobre todo en su arquitectura. Portugal sueña con el regreso del rey, casi como en la saga de El Señor de los Anillos: repleta de monumentos grandiosos, estatuas y leones de un pasado colonial. Y un sabueso por Ferrol sólo podría rastrear un pasado militar, con murallas y fosos defensivos por los cuatro costados. Como diría el coronel Kilgore en Apocalpyse Now: "Allí olía a... ¡victoria!" Pero la antigua joya de la corona de Carlos III oscila entre el pasado glorioso y el futuro incierto. Sus fortalezas dieciochescas de la ría, junto al Arsenal Militar, sueñan con una candidatura a Patrimonio de la Humanidad. Aunque a corto plazo impera el aprovechamiento social de edificios castrenses.

Porque el Ayuntamiento de Ferrol lleva años pendiente de ejecutar el convenio urbanístico con Defensa, que supone la cesión municipal de terrenos desafectados por el Ministerio. El bombón inmobiliario incluye 7 fincas militares con 640.000 metros cuadrados, valoradas hace tres años en 5 millones de euros. La tentación para los especuladores, incluso después del tsunami inmobiliario y financiero. De momento, el Ayuntamiento de Ferrol sólo ha conseguido proponer una remodelación para el enorme cuartel de Sánchez Aguilera. Hasta hace pocos años, sus explanadas acogían destacadas celebraciones militares. Ahora persisten como ocasional aparcamiento de Semana Santa, zona para la retirada de vehículos abandonados o incluso camino de paso hacia las discotecas. Según las aspiraciones del gobierno local socialista, el cuartel podría reconvertirse en ciudad de universitarios, dotada de residencias conectadas con pasarelas, juzgados e incluso una parada subterránea de tren.

Quizás las hemerotecas conviertan esta propuesta en una curiosidad para nostálgicos. Pero el Ayuntamiento quiere sobre todo alejar las instalaciones de cualquier especulación urbanística. El equipo de Vicente Irisarri cuenta con un Plan Especial de Reforma Interior, con expectativas de ocho edificios de viviendas privadas, guarderías, centros de día y 8.000 metros cuadrados para usos comerciales. Otra cosa es que la oposición decida aprobárselo: los 9 ediles socialistas en minoría lo tienen crudo frente a los 16 de los grupos restantes.

Las instalaciones militares copan el 20% del suelo urbano en Ferrol, aunque la cuota castrense en todo el municipio no pasa del 5%. En un litigio de años se enredan administración municipal y Defensa, reacia a pagar el Impuesto de Bienes Inmuebles por los terrenos cedidos a Navantia. Peor suerte corren los túneles de la costa o el campo de tiro de Doniños. Los primeros se hunden en el abandono, pese a su historial bélico y las recomendaciones ecologistas para preservar la fauna que habita en ellos. Y Doniños se ha convertido en improvisada zona de botellón, incluso con colchones para picaderos.

phermida@elcorreogallego.es

Sin muralla

Hasta ahora, las mayores actuaciones civiles sobre el patrimonio militar pueden buscarse en torno a la muralla. Un trozo del paredón ya se derribó bajo decisión del Gobierno central, frente al Cantón de Molíns y por donde pueden atisbarse los barcos. Irisarri siempre manifestó su esperanza de abrir totalmente Ferrol al mar: en este caso, a una ría tapiada desde el siglo XVIII. E incluso el BNG lanzó una iniciativa popular, consultando a los ciudadanos "as súas mil razóns para tirar a muralla do Arsenal". Un tanto se marcó el anterior bipartito formado por PP e IF, cuando recuperó el viejo foso: integrado ahora en circuitos turísticos.