El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

A.M.A. celebra su Taller de Trabajo en el XX Congreso Nacional de Derecho Sanitario

El baremo específico de daños sanitarios se abre paso para tipificar los derechos de los pacientes

FOTO: AMA
FOTO: AMA

REDACCIÓN. SANTIAGO  | 18.10.2013 
A- A+

Administración, Justicia y profesionales empiezan a plantearse establecer un baremo específico de daños sanitarios, como el que ya se emplea mayoritariamente para los accidentes de circulación. Un primer borrador de texto podría estar listo en lo que queda de año, según han anunciado los participantes en el Taller organizado por la aseguradora A.M.A. y la Fundación A.M.A. dentro del vigésimo Congreso Nacional de Derecho Sanitario, que se celebra esta semana en Madrid.

La opción del baremo específico de daños sanitarios fue aplaudida por los cinco participantes en el Taller, una de las actividades del Congreso anual organizado por la Asociación Española de Derecho Sanitario, que preside Ricardo de Lorenzo. A pesar de su complejidad técnica, los ponentes creen que con un baremo normalizado habría mucha mayor seguridad jurídica para las partes, y una mejor defensa de los legítimos derechos de los pacientes. Además, se simplificarían  la labor, los riesgos y la previsión de costes para las compañías aseguradoras y sus asegurados.

El sistema de baremos ya se aplica para más de la mitad de los accidentes de circulación, y su uso creciente ha permitido homogeneizar las indemnizaciones y simplificar la gestión de los siniestros de vehículos. Otra ventaja del posible baremo especializado para daños sanitarios sería minimizar la actual imprevisibilidad de procedimientos civiles y penales, donde asuntos muy similares pueden derivar en sentencias e indemnizaciones muy diferentes y hasta contradictorias entre sí.

Raquel Murillo, subdirectora general y directora del Ramo de Responsabilidad Civil de A.M.A., ejercició de moderadora durante el Taller. Cifró las ventajas del baremo específico en aportar seguridad jurídica y garantizar los derechos de los pacientes: “Se requieren requisitos legales y constitucionales muy claros que ratifiquen, como no podría ser de otra manera, los legítimos derechos de los pacientes y que a la vez unifiquen criterios tan importantes como la pérdida de oportunidad, la falta de información o el propio daño moral”.

La posibilidad de aprobar un baremo específico de daños sanitarios se ha planteado en el actual Consejo Asesor del Ministerio de Sanidad, del que forma parte el doctor Diego Murillo, presidente de A.M.A. El Consejo constituyó hace varios meses un Grupo de Trabajo, que está ultimando un primer texto que espera completar este mismo año, según avanzó la propia Raquel Murillo, una de las integrantes del Grupo.

Intervino en la sesión Flavia Rodríguez-Ponga, directora general de Seguros, que destacó la coincidencia de los distintos agentes en apoyar ese baremo de daños sanitarios. “Ayudará a normalizar casos y calcular costes y primas. No puede ser igual que el baremo de accidentes de circulación, ni se pretende, pero sí podría beneficiarse de la experiencia de este otro, cuya reforma y actualización también está próxima a concluir”.

Por su parte, José Guerrero-Zaplana, magistrado de la Audiencia Nacional, apuntó que “con un baremo específico de daños sanitarios todos saldríamos ganando; no solo los jueces, también los pacientes, la Administración y las compañías de seguros”. Se mostró persuadido de que los jueces estarían a favor de su entrada en vigor, por cuanto su carencia genera dispersión e inseguridad jurídica, y “ante supuestos esencialmente iguales hay indemnizaciones radicalmente distintas”.

César Borobia, profesor titular de Medicina Legal de la Universidad Complutense y miembro del Grupo de Trabajo, consideró “indudable” la necesidad del baremo, que debería ampliarse con todo un sistema “capaz de delimitar la Responsabilidad Civil, y de limitar y delimitar a la vez los daños e indemnizaciones”. Cerró el Taller el magistrado Juan Carlos López, para quien “el baremo específico no es una panacea, pero sí un instrumento útil que en la práctica puede tener resultados positivos”.