El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

Manuel Macía: “Buscamos el equilibrio entre atención médica y respeto al parto”

Jefe del servicio de Obstetricia del hospital Clínico de Santiago

SALOMÉ BARBA SANTIAGO   | 07.09.2011 
A- A+

Con una media de 2.900 partos anuales, el Complejo Hospitalario Universitario de Santiago (CHUS) es uno de los centros de referencia en Galicia para embarazos de alto riesgo. Su jefe de Obstetricia, el doctor Manuel Macía, explica que el CHUS tiene una guía clínica, realizada en colaboración con todos los profesionales que intervienen en un parto -anestesistas, matronas, médicos, enfermería, auxiliares de clínica, etc.-, en la que se establece el procedimiento reglado para un parto dentro de la normalidad.

¿Cómo actúan los profesionales del Clínico ante un parto?

Se trata de buscar un equilibrio a la hora de la atender a la parturienta entre la atención tecnificada en un hospital y el respeto a la intimidad de la paciente y la naturalidad del proceso del parto. Lo que ocurre es que esto a veces no es tan simple porque son muchos los profesionales que intervienen -con sus costumbres, que no son fáciles de cambiar- y en otras ocasiones las pacientes no vienen perfectamente informadas sobre lo que realmente quieren.

Además hay cosas que no podemos garantizar en el CHUS, como una habitación aislada... Tenemos que ajustarnos a lo que tenemos en cada hospital. También hay que tener en cuenta las diferencias entre hospitales, unos tenemos casi 3.000 partos y otros 400-500 anuales.

¿Se refiere al hospital del Salnés, referente en Galicia en partos naturales?

Con el hospital del Salnés, por ejemplo, hay muchas diferencias.Desde las infraestructuras hasta la dotación de personal. En el Salnés tienen 2 matronas fijas por cada turno, a veces tres, para 700 partos, en el Clínico tenemos dos por turno para 2.900. También cambian otras cosas, como que nosotros tenemos una patología que ellos no ven. Aún así, tratamos de equilibrar la seguridad del feto, de la madre y después del recién nacido, pero hay cosas a las que podemos acceder y otras no.

¿Qué le respondería a los que hablan de un exceso de medicamentos e instrumentalización?

Nosotros tratamos de no inducir partos, tenemos a las señoras en controles ambulatorios hasta las 40 semanas y 5 días, no inducimos antes de esa fecha. El trabajo de parto procuramos que sea lo más espontáneo posible. Además, para nosotros es mas cómodo así. Se hicieron y se están haciendo cambios para humanizar el proceso.

¿Cuáles son estos cambios?

Teniendo en cuenta que tenemos una gran población de embarazos de alto riesgo, ya que nos refieren casos de otros hospitales, pusimos en marcha una serie de acciones en este sentido, como reducir el número de episiotomías, el enema no se pone sistemáticamente, la rasuración del perineo se hace lo mínimo en el caso de tener que dar unos puntos...

¿Cuáles son las cifras actuales de episiotomías?

En un centro se debe tener en cuenta el tipo de población que atiende. No es lo mismo una alta proporción de partos de primíparas que rondan los treinta y cinco años, que habrá una alta proporción de episiotomías. Logramos reducirlas significativamente -en torno a un 20%-, en primíparas estamos ahora en un 70%, pero en mujeres que van a tener su segundo hijo ya bajamos al 50%, y en multíparas son solamente ocasionales.

¿Y de cesáreas?

Se está reduciendo, con un programa a nivel nacional, y nos estamos moviendo en torno al 18%, acercándonos a los estándares de la OMS, del 15%. De todas maneras también se debe tener en cuenta que la recomendación de la OMS es para la media y no debemos olvidar que aquí tenemos una de las edades medias de parto más altas de Europa. No es lo mismo una señora de 40 años, primípara, fertilización in vitro y embarazo gemelar, que una de 20 años gestante sin ningún problema, por eso las tasas varían.