El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

EN GALICIA

Miles de personas reclaman mayor atención al medio ambiente

Organizaciones y Asociaciones ecologistas marcharon por la calles de la capital gallega al grito de "Goberne quen goberne, Galicia non se vende"

Manifestantes de 'Galiza non se vende' en las calles de Compostela - FOTO: R.Escuredo
Ver galería
Manifestantes de 'Galiza non se vende' en las calles de Compostela - FOTO: R.Escuredo

EFE SANTIAGO  | 15.02.2009 
A- A+

Varios miles de personas reclamaron hoy en una amplia manifestación por las calles de Santiago de Compostela mayor atención a los problemas de medio ambiente en Galicia.

La manifestación, convocada por organizaciones ecologistas y asociaciones sobre causas concretas, discurrió por las calles de la capital gallega bajo el lema "Galiza non se vende", alusión a los negocios que generan problemas en el medio ambiente sin resolver.

Los manifestantes llamaron así la atención a los partidos políticos que hacen campaña para los comicios autonómicos del 1 de marzo y cantaron en su recorrido "goberne quen goberne, Galiza non se vende".

El cortejo estuvo encabezado por una pancarta con ese lema y el de "terra viva e vida digna para tod@s" que secundaron las organizaciones convocantes.

Entre los manifestantes destacaron varias asociaciones que reclamaron que la planta de gasificación de la empresa Reganosa abandone la ría de Ferrol, por considerar que supone una amenaza para el medio ambiente y un peligro para la seguridad de las personas que viven en la zona.

También participaron asociaciones que reclamaron el cierre de la planta de fabricación de pasta de celulosa de la empresa Ence de la ría de Pontevedra, por considerar que contamina con productos químicos desde hace décadas esa zona, lo que supone un riesgo para las especies marinas, el marisqueo y la salud de las personas.

Algunas asociaciones denunciaron la construcción de la red ferroviaria de alta velocidad, mientras que otras como la plataforma Salva o tren, acompañados de gaiteros, reclamaron la reactivación de los ferrocarriles de cercanías para reducir el tráfico por carretera y la consiguiente accidentalidad y contaminación.

A la manifestación acudió, asimismo, una asociación que se opone al cultivo experimental de maíz transgénico, por considerar que esa variante genéticamente modificada puede tener repercusión en los cultivos tradicionales.

Además, acudieron asociaciones ecologistas como Amigos da Terra o Verdegaia para expresar su preocupación por la falta de sensibilidad en materia medioambiental.

También se apuntaron a la manifestación grupos que protestan contra el "mausoleo" que en su opinión representa el proyecto de la Ciudad de la Cultura, que se construye en Santiago de Compostela, y cuya viabilidad económica es cuestionada.

En un comunicado, los convocantes de la manifestación expresaron su "enérgica protesta ante el desolador panorama que deja este gobierno", en alusión a la coalición PSdeG-BNG al frente de la Xunta, que considera "disfrazado de progresista con políticas ambientales y sociales que están arruinando Galicia".

Un portavoz de la organización, Xosé Reigosa, indicó a Efe que cuando él nació, "hace ahora más de cincuenta años" se encontró con: "una país en un estado tal de pureza y conservación que no podré dejar a mis hijos".

Señaló que actualmente el país está "mal urbanizado", con "especulaciones en terrenos costeros", intentos de instalar piscifactorías que "pueden destruir zonas muy bien conservadas", construcción de carreteras y autopistas y de redes para trenes de alta velocidad, "todo ello de manera insostenible".

Reigosa indicó que Galicia fue durante siglos "un país maravilloso y delicado, habitando por personas que lo gestionaban de manera sostenible" pero, en las últimas décadas, "se ha destruido el patrimonio artístico, cultural y etnológico a un ritmo frenético y trepidante".
El portavoz de la organización lamentó, por último, que hubiera algunos participantes en la manifestación que dejaran pintadas en muros y fachadas del casco histórico de la ciudad, ante el asombro de algunos manifestantes, porque "no es nuestro estilo", dijo.