El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

"É moi enriquecedor. os nenos de cada escola vense agora case todos os días a través de videoconferencia"

Cada unitaria tiene 10 alumnos de media, pero la nube virtual amplía sus relaciones

I. CASAL   | 12.04.2011 
A- A+

Formoso
TRABAJO CONJUNTO María R. Malmierca, del Cesga (izquierda), junto a Yolanda Neira, directora del CRA Boqueixón-Vedra; y Cruz Martínez, una de las tutoras.
FOTO: Formoso

Santiago. En una escuela unitaria alumnos de infantil y primaria de distintas edades comparten una misma, y casi siempre única, aula. En las 7 aulas que componen el colegio rural agrupado (CRA) Boqueixón-Vedra, en casi todas hay una media de 10 niños y niñas, de 3 a 7 años de edad. Pero frente a la riqueza que supone este tipo de aprendizaje intergeneracional, crecer en un cole de estas características significa relacionarse con un número muy reducido de compañeros. O no. La irrupción, el pasado mes de enero, de la computación en nube en este CRA del rural próximo a Santiago de Compostela, además de facilitar el trabajo cooperativo de los docentes, ha estrechado la relación entre compañeros separados entre sí por distancias de unos 30 kilómetros, explica entre sus bondades la directora del colegio, Yolanda Neira.

"Os rapaces [das distintas escolas do CRA] antes non tiñan a relación de centro que teñen agora. Víanse só nas excursión, e agora vense practicamente todos os días e falan por videoconferencia. É moi enriquecedor", destaca la maestra, que aspira a que en el futuro el contacto entre alumnos pueda incluso extenderse, aportando una visión multicultural, a escuelas de otros países.

EXPLICACIONES COMPARTIDAS. El CRA utiliza las videoconferencias para compartir actividades y juegos, y también profesorado entre sus escuelas cuando hay, por ejemplo, celebraciones puntual, pero nunca para sustituir su presencia. Por ejemplo, si se quiere explicar en qué consiste la fiesta de San Patricio, el patrón de Irlanda, en su propio día, la profesora de inglés se comunicará con este sistema con todos los pequeños del CRA desde la escuela en la que esa jornada dé clases. "Pero sempre hai un profesor na aula, e todo está controlado pola súa man".

Pese a su corta edad, o quizás gracias a ella, los alumnos se mueven ya con soltura en la nube de sus profesorado, a la espera de que el sistema se complete con una propia, que utilizarán como libreta electrónica y espacio común de juego y aprendizaje entre compañeros.

Los maestros también se manejan bien con ella. No en vano, es una herramienta que prima el fácil acceso, aunque importa también la actitud. Y en esto, en contraste con la imagen prejuiciosa que se pueda tener de la escuela rural gallega, esta a menudo se sitúa en la vanguardia de la innovación docente. "Levabamos xa cinco anos empregando nas aulas a pizarras dixitais. Cando as recibes, ou te moves ou quedan abandonadas nun rincón", enfatiza la directora. Lejos de la segunda opción, este colegio repartido entre seis pueblos, además de mantener "a esencia da educación en familia das escolas da aldea", acerca a los niños del rural lo mejor de la tecnología al servicio de una educación integral.