El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

La movida de Boiro: ruidos y saturación

. SUSO SOUTO   | 28.05.2009 
A- A+

En el epicentro de la movida del municipio de Boiro (inmediaciones de la praza da Mancomunidade y calle Principal) hay más de medio centenar de locales de copas, entre pubs, cafés-concierto, café-bares, cafeterías, tablados flamencos y tres discotecas (Tonos, Frama y Dogma).

Tanto el Concello como la Plataforma Vecinal creada en su día para hacer frente a los problemas de la movida coincidieron en que esta zona está ya saturada de este tipo de locales y se pusieron manos a la obra para ampliar la ordenanza de ruidos, con el objetivo de acotar esa actividad. Pero, ¿cómo atajar un problema consolidado?

El gobierno local llegó a la conclusión de que había dos líneas de actuación. Por un lado, sancionar con la ley en la mano los excesos de ruidos en los locales ya existentes; por otro, articular las medidas necesarias para evitar la proliferación incontrolada de locales de copas en esa zona. En este sentido, se abrieron numerosos expedientes sancionadores que en algún caso acabaron con el cierre de varios locales, mientras otros acumulan importantes cuantías de multas, unas impagadas y otras recurridas en vía administrativa e incluso judicial.

En cuanto a las medidas de futuro, la nueva ordenanza estableció dos de gran calado: la prohibición de instalar discotecas en edificios de viviendas y la obligación de guardar una determinada distancia entre los locales de copas de nueva apertura.

Pero el verdadero problema que causa la movida boirense está en la calle y se debe a las aglomeraciones de gente.

El Concello reconoce estar actuando con armas muy limitadas y es consciente de que se debe exigir que los nuevos locales abran en las mejores condiciones, pero también de que "vetar su implantación no es la solución", según el gobierno.

Actualmente, la movida de Boiro sigue generando denuncias vecinales por ruidos. Denuncias que siguen su curso administrativo paralelamente a los expedientes abiertos de oficio por la Policía Local. La consecuencia: hay infracciones y se sancionan... pero el ruido sigue en las calles.

Paralelamente, a la acción municipal, el Valedor tramita cada año numerosas denuncias de ciudadanos boirenses que se quejan de la pasividad del Concello ante los problemas de la movida. Hace unos meses, el Valedor tuvo que enviar a Boiro a unos inspectores para conseguir unos informes que había solicitado en varias ocasiones al gobierno local. El Valedor insistía en reclamar la documentación; el Concello insistía en que ya se la había entregado... y el Valedor insistía en que los informes remitidos no eran los requeridos.

Una de las cosas que pedía el Valedor do Pobo era una relación de los locales de copas y de las licencias de actividad de los mismos, con la certificación de que su actividad se ajusta al permiso concedido