El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

USC

"Na normativa eólica hai aínda un baleiro legal ambiental considerable"

Rosa Mª Regueiro es coautora de un estudio de los quince años de legislación del sector // Advierte de sus contradicciones entre el objetivo de protección y los resultados

IOLANDA CASAL • SANTIAGO   | 15.03.2010 
A- A+

La economista Rosa María Regueiro, en uno de los rincones de la facultad de Ciencias Económicas, en el Campus Norte compostelano

Galicia ha sido pionera en España en la implantación de parques eólicos. Este tipo de instalaciones se justifica en la propia normativa como una apuesta necesaria por razones ambientales, pero la ley en su desarrollo no siempre cumple con esas intenciones. Así lo advierte el primer estudio de detalle de los 15 años de legislación sobre el sector en Galicia, realizado por investigadores de la Facultade de Ciencias Económicas de la USC y presentado hace unas semanas en las XII Jornadas de Economía Crítica, celebradas en Zaragoza.

"Aínda hai un baleiro legal ambiental considerable, no que se amparan as empresas enerxéticas para seguir adiante cos seus proxectos ", resume Rosa María Regueiro Ferreira, coautora del estudio, firmado también por Xoán Ramón Doldán y María Luisa Chas Amil.

El primer decreto gallego sobre la energía eólica, de 1995, ya reza que este tipo de fuente debe ser una apuesta como alternativa a las convencionales para proteger el medioambiente, pero no se especifica ninguna manera clara de garantizar esa protección en los parques eólicos. "Ademais, dáse autorización de instalación do parque antes de que se faga en detalle a análise de impacto ambiental", explica Rosa María Regueiro.

El siguiente decreto, de 2001, añade que los parques deben ser "instalacións e empresas limpas sen consecuencias medioambientais negativas", pero las hace compatibles con la Red Natura. "Dende que se publicou ata 2007 o que pasou foi que se autorizaron 50 parques, 15 dos cales están en Rede Natura. Outra vez a situación non é moi normal se falamos de protección ambiental. Unha das zonas que máis impacto sofreu foi a serra do Xistral, que concentra máis dunha vintena de parques nun lugar de gran valor ecolóxico", recuerda la economista.

El siguiente paso fue el decreto de 2007, que tuvo muy corta vida. A su juicio, esta marco también es insuficiente a nivel ambiental. "Neste decreto seguía existindo, coma nos anteriores, a concesión de autorización sen realmente saber aínda cal era a lesión [no medio] que provocaría un parque", apunta.

La ley autonómica actual, aprobada a finales de 2009, es también muy mejorable y contradictoria, considera el estudio. Crea el canon eólico, que penaliza el impacto ambiental de estas instalaciones, a pesar de que la eólica es una energía de régimen especial, bonificada por una normativa a nivel estatal.

"¿Bonificamos por un lado e penalizamos por outro? Non ten moito sentido", reflexiona Rosa María Regueiro. "Ademais, esa especie de multa recoñece que a expansión dos parques non foi inocua, que provocan danos que deben ser reparados, pero a lei tampouco establece que deben facer os concellos para compensar as lesións que se sofren", concluye la economista.

. icasal@elcorreogallego.es

 

MIRANDO A DINAMARCA

Peros a los molinos de más tamaño

La ley eólica gallega bonifica las actividades de repotenciación como elemento de menor impacto ambiental, una valoración a la que Rosa María Regueira le pone peros. "Debemos pensar se substituír un aeroxerador por outro de maior potencia implica menor impacto ou non. Un dos máis habituais en Galicia ten un diámetro de palas de 47 metros e unha potencia de 750 kilovatios. Outro modelo de 2,1 megavatios chega aos 56 metros de diámetro e os de 4,5, aos 112. Cos de 8 megavatios, que existen en Dinamarca, falamos dun diámetro de palas de 166 metros, é dicir, cada unha mide como a dun Airbus 380. Ten un impacto visual moito maior, e tamén acústico", detalla.

El cambio de molinos también genera nuevos daños en el suelo, ya que las zapatas de los viejos aerogeneradores no pueden ser aprovechadas. "Debemos definir o que é para nós impacto, se só desde unha perspectiva ou como un elemento global", añade.

Otro aspecto a tener en cuenta no recogido en la ley son las medidas de control de impacto ambiental en el proceso de construcción de los parques, advierte el estudio de la USC. "Estamos avanzando, pero non temos ese marco regulatorio completo que sería necesario", dice Rosa María.

El mejor sistema como inspiración, considera la economista, sería el danés, imitado por el catalán, el más avanzado en España. "O de Dinamarca é un modelo que se caracterizou porque respecta tanto os intereses dos particulares como os empresariais. Nese país é moi corriente a participación dos cidadáns a través de cooperativas eólicas. Nelas os donos da terra participan achegando só terra ou tamén pequenas achegas de capital", pone como ejemplo .