El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

El norte peninsular, mina de oro líquido

Iberdrola ejecuta una colosal obra hidráulica, tres centrales en el río Támega, en Portugal. En 2023 su potencia, añadida a la de sus 21 presas gallegas, sumará 2.616 MW verdes vitales para el mercado ibérico de la energía

VISTA DE LAS OBRAS en el complejo hidroeléctrico del río Támega de
Iberdrola, que se prevé esté culminado al 100 % en 2023 - FOTO: Iberdrola
VISTA DE LAS OBRAS en el complejo hidroeléctrico del río Támega de Iberdrola, que se prevé esté culminado al 100 % en 2023 - FOTO: Iberdrola

SANTI RIVEIRO   | 29.04.2018 
A- A+

Lo sabían bien los romanos hace más de dos milenios: el norte de la península ibérica es una mina de oro. Ellos se llevaron casi todo el metal precioso, dejando por el camino patrimonio histórico, saber hacer en materia de ingeniería y una enseñanza fundamental: que el agua mueve, literalmente, montañas. Una compañía como Iberdrola sabe bien que hoy esa propia agua es fuente de riqueza y progreso. Es oro líquido. La explota en las veintiuna centrales hidráulicas gallegas, donde atesora 1.558 megavatios (MW). Una potencia instalada a la que se vendrán a sumar a lo largo del próximo lustro, en torno a 2023, los 1.158 MW de su Proyecto Támega, tres nuevas hidráulicas que el Gobierno luso le adjudicó vía concurso en 2008 y que está en marcha desde 2014.

De nuevo el agua gallega es protagonista: no en vano el río Támega nace en Laza, Ourense. Llega a la región de Trás-os-Montes, una de las más salvajes, bellas y deprimidas de Portugal, donde se construyen las tres nuevas centrales (Gouvães, Daivões y Alto Támega) con una inversión de 1.500 millones de euros, de las mayores en el sector en Europa en el último cuarto de siglo. Allí mismo, en el municipio de Vila Pouca de Aguiar, se presentó una de las actuaciones estrella del Plan de Acción Sociocultural y Medioambiental que, dotado con 50 millones de euros, acompaña a la inversión energética y a los setenta años de concesión que la adornan. Por ella el grupo pagó un canon de 303 millones al Estado luso. A pagos a proveedores destinará otros quinientos.

Iberdrola invierte 1,84 millones en Tresminas, explotación minera de la época romana que busca ser candidata a Patrimonio Mundial de la Unesco, aliada para ello con las Médulas del Bierzo, que lo son desde 1997. Además de la cámara municipal, representada por su vicepresidenta Ana Rita Díaz, y David Ferreira, responsable de la Dirección Regional de Cultura del Norte de Portugal, detalló la iniciativa el vigués José María Otero, responsable del proceso administrativo del proyecto del Támega de Iberdrola.

Se estima que durante la ejecución del complejo hidroeléctrico y planes asociados acaben pasando unos 40.000 empleos, de ellos unos 3.500 directos. Además de las acciones para preservar el entorno desde el punto de vista medioambiental, la financiación de Iberdrola beneficiará,además de las actuaciones en Vila Pouca, a los municipios de Ribeira de Pena, Cabeceiras de Basto, Boticas, Chaves, Valpaços y Montalegre. Se realizan mejoras de las redes de saneamiento y abastecimiento público, optimización de instalaciones deportivas, refuerzo de los equipos de los bomberos o nuevas zonas recreativas, además de construir otras como el Camping Alvão Village, el Centro Hípico de Pedras Salgadas o el Balneario Pedagógico en Vidago.

Otero destacó a los medios gallegos desplazados a Tresminas la magnitud del proyecto Támega y resaltó la seguridad que aporta al sistema eléctrico peninsular. La mayor de las presas, en el Alto Támega, se sitúa a 107 metros, y 10 kilómetros río abajo está la de Daivoes, de 78 metros. La estrella es la central de bombeo en caverna de Gouvaes, la mayor del complejo, con cuatro turbinas reversibles de 220 MW. Permite atesorar el agua para aprovechar sus 880 megavatios totales y turbinarla cuando haga falta... o existan mejores precios. En dos minutos, luz en la red. Un coloso que integra la experiencia de una central aún mayor -La Muela II, en Valencia- y el saber hacer de multitud de ingenieros y trabajadores gallegos.

Los 1.760 gigavatios/hora que producen pueden surtir de energía toda el área metropolitana de Oporto, en la que viven unos 1,3 millones de habitantes. El mayor complejo hidráulico de Galicia, el de Santo Estevo-San Pedro, también de la compañía que preside Ignacio Sánchez Galán, cuenta con 500 MW de potencia, capaces de suministrar energía renovable a más de 320.000 hogares.

Más información en El Correo Gallego (edición papel) y en Orbyt