El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

ruido

La ordenanza viguesa contra el botellón contempla sanciones de entre 300 y 3.000 euros

El Ayuntamiento de Vigo prevé comenzar con su aplicación en marzo // Una auditoría revela que la instalación eléctrica del edificio consitorial es "deficiente" y necesita una reforma integral

E.P. VIGO  | 09.12.2008 
A- A+

El Ayuntamiento de Vigo pretende comenzar la aplicación de la nueva ordenanza contra el botellón -que se está ultimando- durante el próximo mes de marzo, y se contemplan sanciones que van desde 300 euros, las leves, hasta los 3.000 euros por infracciones muy graves.

El alcalde de la ciudad, Abel Caballero, que se reunió hoy con afectados por el ruido de la zona de Loriga, explicó que esta ordenanza se aplicará a las "zonas protegidas" y que se hará efectiva, en primer lugar, en calles como Joaquín Loriga, Teófilo Llorente, o Beiramar. "Lo primero que hay que hacer es aprobar la ordenanza, y luego empezar a aplicarla en aquellas zonas donde el botellón causa daños más graves".

Caballero, quien evitó adelantar el contenido de la ordenanza, sí que reconoció que se retrasó su elaboración en espera de la aprobación de la ley de la Xunta para regular este tipo de actuaciones, y confirmó que contempla sanciones de 300 a 750 euros -para infracciones leves--, de 750 a 1.500 euros para infracciones leves, y de 1.500 a 3.000 euros para infracciones muy graves.

El regidor precisó que "no es bueno que la ciudad tenga un botellódromo", al tiempo que apuntó su "preocupación" por la presencia de menores de edad consumiendo alcohol. "No es algo generalizado, pero sigue siendo grave", afirmó, y explicó que la ordenanza se llevará a Pleno a finales de este mes y, tras la exposición pública y la presentación de alegaciones, se aplicará a partir de marzo.

Auditoría eléctrica

Por otra, el alcalde informó de la realización de una auditoría de la instalación eléctrica del edificio consistorial, por parte de la Asociación de Empresarios de Electricidad y Telecomunicaciones de la provincia de Pontevedra (Instaelectra), que confirma el mal estado de dichas instalaciones.

Según explicó Abel Caballero, esa auditoría reveló "múltiples deficiencias" en el edificio, como la existencia de cajas de derivación sin proteger, interruptores sin tapa, cables desprotegidos, o "focos calientes" en algunas plantas. Dichas deficiencias requieren, apuntó el regidor, "una intervención inmediata" que, posiblemente, se traduzca en una "reforma integral" de toda la instalación".

El alcalde recordó que el sistema eléctrico del Ayuntamiento, de unos 30 años de antigüedad, presenta "riesgos evidentes" y criticó que, hasta ahora, no se habían realizado inspecciones por parte de empresas externas para controlar su estado.

La auditoría, que se hizo a lo largo de cuatro meses por varios especialistas, a pesar de no contar con un plano de la instalación eléctrica, llevará a los responsables municipales a encargar un segundo estudio a una empresa especializada para abordar la más que probable reforma de todo el sistema. Un sistema que, según Caballero, se hizo "con escasa calidad".

En otro orden de cosas, el alcalde también se refirió a la posibilidad de mantener una reunión con el presidente de la Diputación, Rafael Louzán, al que trasladará la necesidad de invertir en la ciudad, en vista de que este organismo destinó "cero euros" en 2008 para Vigo. Abel Caballero recordó que la Diputación "debe a la ciudad millones de euros de inversión", al tiempo que la criticó por presentar proyectos sin consultarlos con el Gobierno municipal, como el complejo de ocio y deporte para Navia.