El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

Personal no docente de la USC se encierra en A Balconada molesto por cómo el rectorado aplica los recortes

La protesta, con carácter indefinido, denuncia que la gerencia no negocia

Un nutrido grupo de PAS tomó A Balconada al mediodía. Después se quedó el primer retén, de 15 personas.  - FOTO: F. Blanco
Ver galería
Un nutrido grupo de PAS tomó A Balconada al mediodía. Después se quedó el primer retén, de 15 personas. - FOTO: F. Blanco

I.C. SANTIAGO  | 24.01.2013 
A- A+

El pasado 19 de diciembre, el claustro de la Universidade de Santiago de Compostela (USC) fue suspendido por la irrupción de manifestantes. La presión clave fue de un grupo de estudiantes, pero la protesta más numerosa  la protagonizaba personal de administración y servicios (PAS), molesto por la “falta de negociación” de recortes que modifican su convenio colectivo. Un mes después, el malestar solo ha ido a más: los PAS tomaron ayer A Balconada con ánimo de mantener un encierro indefinido, denunciando el, a su juicio, “desprezo aos órganos de negociación” de la gerencia de la USC. Protestan además, de paso, por el tijeretazo de 20 millones que la Xunta inflige a través de sus presupuestos a las universidades.

El mismo día que los trabajadores le pedían al rector una reunión para abordar la ampliación de la jornada laboral, entre otras medidas, la gerencia hacía pública una instrucción en la que fija el nuevo horario y detalles sobre permisos y vacaciones, critica Antonio Pérez Casas, uno de los trabajadores que se unió al primer turno del encierro.

Las PAS de la USC pasarán a trabajar media hora más al día, “sen ningún tipo de compensación”, perdiendo “un 7% de salario”, y con un horario “ridículo”. El turno de mañana lo hará de 7.45 a 15.15 horas, mientras que el turno de la tarde empezará a las 14.30 y concluirá a las 22 horas. “A propia USC recoñece que é completamente ineficiente. Durante tres cuartos de hora coincidirán dúas quendas nun mesmo espazo, xusto no momento de menos actividade do día”, apunta Pérez Casas.

El personal protesta también por la negativa de la gerencia a incluir excepciones a la penalización económica en los primeros días de enfermedad y tampoco está conforme con la reducción de días de libre disposición, aunque no carga las tintas en este punto.

Más información en Orbyt y El Correo Gallego.