El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

Psicoloxía se moviliza para que su profesión sea considerada sanitaria

Galicia se suma a la jornada de protesta exigiendo un máster de especialización

I. CASAL   | 12.11.2010 
A- A+

Alumnado concentrado frente a Psicoloxía, ayer

La protesta de ayer a las puertas de la Facultade de Psicoloxía fue organizada por los estudiantes, pero su reivindicación es compartida por el profesorado y los profesionales en ejercicio. Los estudiantes de la Universidade de Santiago de Compostela secundaron así la convocatoria estatal para exigir el reconocimiento de su futura profesión como sanitaria a través de un máster de especialización en psicología de la salud, por ahora una promesa incumplida del Gobierno central.

El problema se remonta a 2003. La aprobación de la Ley de Ordenación de Profesiones Sanitarias abrió entonces un escenario de inseguridad jurídica para el ejercicio de la psicología, expone la decana de la facultad compostelana, Carolina Tinajero.

Excluidos. Esta norma solo incluye la especialidad de psicología clínica, de 4 años, y a la que se accede vía PIR. Su examen es similar al MIR de los médicos y da acceso a apenas 130 plazas en hospitales públicos enmcada convocatoria para toda España. El resto de los profesionales al margen de la sanidad pública estarían ejerciendo de manera irregular si se aplicase estrictamente la ley. Su interpretación, de hecho, asegura la decana, ha provocado el cierre de gabinetes y que muchos profesionales con años de ejercicio fuesen despedidos de sus puestos de trabajo.

Para salir de este limbo legal, los psicólogos reclaman al Gobierno que desarrolle de una vez por todas las directrices que establezcan un marco para el diseño de másteres de psicología de la salud.

La Facultade de Psicoloxía cuenta con unos 1.600 alumnos. En toda España, son más de 40.000 y otros 50.000 ex alumnos ejercen la profesión. La ratio de profesionales por 100.000, habitantes, de 4,3, es bastante menor a la media de la Unión Europea, que llega a los 18.