El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

Rafael Centeno: “Los gallegos somos un poco la envidia de otros cocineros por nuestra calidad y nuestra tierra”

“Soy una persona abierta, alegre, muy amigo de mis amigos y un soñador”. De esta manera se define el cocinero Rafael Centeno, el primer lucense que consiguió en 2010 una estrella Michelin y que triunfa en la Ciudad Olívica con su restaurante Maruja Limón –que lleva el nombre de su suegra. Limón es un homenaje a una famosa canción flamenca–. Autodidacta, entró de manera casual en la cocina del restaurante de su mujer. Además, fue incluido como uno de los 100 mejores chefs en España por Lo Mejor de la Gastronomía.

Rafael Centeno, - FOTO: ECG
Rafael Centeno, - FOTO: ECG

MARÍA ALMODÓVAR SANTIAGO   | 11.11.2017 
A- A+

Rafael, ¿repasamos su trayectoria hasta la actualidad?

Hice deporte hasta los 21 años. Mi madre quiso que tuviera una carrera y estudié Relaciones Laborales. Trabajé en una inmobiliaria pero no era para mí. No tenía muy claro lo que quería ser. Empecé en Maruja Limón en 2001 en la sala. Abrimos el ­restaurante porque pensamos que en Vigo ­faltaba algo así; un restaurante más moderno y fresco, más pensado en la gente joven, haciendo cosas divertidas. Al año siguiente me metí en la cocina. ­Necesitábamos alguien en la ­cocina y ahí encontré mi vocación tardía.

Me metí en la cocina para ayudar al jefe de cocina y descubrí el mundo. Cuando empecé no sabía hacer un huevo frito pero luego era el rey de las tortillas y ­espaguetis. Cuando mi familia se enteró de que ayudaba en la ­cocina no se lo creían.

Mis hermanos ­vinieron a comer al restaurante un día y comieron sin saber que era yo el que había cocinado. Cuando se enteraron, se sorprendieron mucho. Empecé aprendiendo en el restaurante de uno de nuestros chefs y en el 2003 ya llevaba yo la cocina. Usé muchos libros de técnicas de cocina. Todo lo que no aprendí en una escuela de ­cocina traté de absorberlo a través de ­libros.

Más información en El Correo Gallego (edición papel) y en Orbyt