El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

Solo cuatro municipios gallegos se quedaron sin nacimientos en 2015

La cigüeña pasó de largo de O Irixo, Parada de Sil, O Bolo y Mondariz Balneario // Los concellos de Vigo y A Coruña suman más natalicios que las provincias de Lugo y Ourense

ÁNGEL ARNÁIZ SANTIAGO   | 03.10.2016 
A- A+

El presidente electo, Alberto Núñez Feijóo, en un coloquio sectorial sobre políticas sociales celebrado a finales de agosto pasado, aseguró que quería convertir a Galicia "en el mejor lugar para nacer, ser niño y formar una familia".

Para conseguir esa aspiración se va a tener que dar prisa, ya que de seguir la caída de nacimientos en el mapa gallego, muchos ayuntamientos van a tener que colgar un cartel con la leyenda "cerrado por falta de niños". De hecho, durante el pasado año, 32 concellos registraron en su padrón de habitantes menos de tres nacimientos. En cuatro de ellos, la cigüeña pasó de largo, en otros catorce solo se detuvo una vez y en catorce más hizo dos únicas paradas.

Los índices de natalidad en la comunidad caen en picado, mientras que los de mortalidad no tienen freno debido al alto envejecimiento de la población. Las cifras son elocuentes. Los nacimientos en las cuatro provincias sumaron el pasado año 19.364, mientras que las defunciones ascendieron a 31.403, según los datos provisionales publicados por el Instituto Galego de Estatística (IGE).

Esta sangría demográfica está dejando sin relevo generacional a un alto número de pequeños concellos rurales, la mayoría de las provincias de Lugo y Ourense, que más pronto que tarde se van a convertir en municipios fantasma.

En los ourensanos de O Irixo, Parada de Sil y O Bolo no hubo nacimientos, lo mismo que en el pontevedrés de Mondariz Balneario. Mientras que en los lucenses de Negueira de Muñiz y Trabada y en los ourensanos de Lobeira, Beariz, Rairiz de Veiga, Sandiás, Pontedeva, Quintela de Leirado, Verea, San Xoán de Río, Larouco, Petín, Vilardevós y A Gudiña tan solo hubo un natalicio. Una situación que, con ligeras variantes, se repite desde hace una década.

Más información en El Correo Gallego (edición papel) y en Orbyt