El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

Tres casos sin resolver en siete años: Elisa Abruñedo, Socorro Pérez y Sonia Iglesias

Asesinato con agresión sexual en Cabanas en 2013, otro en Ourense en 2015 // Desaparición en Pontevedra en 2010

Investigación de la Guardia Civil en Cabanas, tras el asesinato de Elisa Abruñedo el 1 de septiembre de 2013 - FOTO: Kiko Delgado
Investigación de la Guardia Civil en Cabanas, tras el asesinato de Elisa Abruñedo el 1 de septiembre de 2013 - FOTO: Kiko Delgado

PATRICIA HERMIDA. FERROL   | 04.01.2018 
A- A+

En agosto de 2010, Sonia Iglesias (37 años) desaparecía del centro de Pontevedra sin dejar rastro. El 1 de septiembre de 2013, Elisa Abruñedo (46) era agredida sexualmente y asesinada cerca de su casa en Cabanas. Su asesino nunca apareció. Veinte meses después, Socorro Pérez (43) sufría el mismo destino en Ourense y todavía no se ha encontrado al culpable. En su día, las Fuerzas de Seguridad ya investigaron una posible relación entre los dos últimos dos crímenes, pero después se descartó esta tesis. También durante un tiempo se barajó la conexión de estos casos con el de Diana Quer (18 años). Tras la confesión de José Enrique Abuín como autor de la muerte de Diana Quer, la Guardia Civil revisará los casos sin resolver en los que exista una motivación sexual.

Entre el crimen de Socorro Pérez y el de Diana Quer transcurrieron 16 meses. También entre el de la joven madrileña y el intento de secuestro cometido por Abuín en Boiro pasaron otros 16 meses. La diferencia entre las desapariciones o asesinatos sin aclarar y el caso de Quer radica en la edad de las víctimas. Elisa Abruñedo apareció desnuda junto a una cuneta, acuchillada y con signos de agresión sexual, a pocos metros de su casa. Fue asesinada dos días antes cuando paseaba. Las investigaciones en el entorno no arrojaron resultados, por lo que el crimen fue cometido por un desconocido. En los últimos cuatro años, han fallecido su padre y su marido. Y sus dos hijos siguen luchando para descubrir al asesino.

Con Socorro Pérez, atacada cuando salió a correr, el asesino sí que ocultó el cuerpo en una zona boscosa hasta ser descubierto semanas después por unos cazadores. Estaba en tan avanzado estado de descomposición que no se pudieron obtener restos biológicos, pero se mantiene el móvil sexual. Sufrió supuestamente un fuerte traumatimo craneoencefálico. Y el cuerpo de Diana Quer permaneció escondido casi 500 días en el pozo de un viejo almacén.

Más información en El Correo Gallego (edición papel) y en Orbyt