El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

tenacidad

Un monfortino idea un sistema para vencer la tartamudez

Un monfortino, que sufre este problema desde pequeño, ideó y patentó un sistema que le ayudó a superarlo // Construyó un modelo y ahora lo difunde a través de Internet, donde lo ofrece al público interesado

ÁNGEL ARNÁIZ • MONFORTE   | 15.02.2009 
A- A+

Angar
José Alberto López Amaro, diseñador del ritmosensor, en el parque de los Condes de Monforte
FOTO: Angar

La tartamudez es un problema que padecen cientos de miles de personas en el mundo. Para esta disfunción en el habla todavía no hay una solución definitiva que acabe con ella.

Sin embargo, un gallego, de Monforte, José Alberto López Amaro, tartamudo desde niño, ha inventado un aparato, que denominó ritmosensor, e ideado un método para su uso que, según asegura, "ayuda a los tartamudos a superar y vencer el problema que padecen".

Para Amaro, la tartamudez es una arritmia que se exterioriza en forma de espasmos pneumo-fonéticos articularios y está producida por la anormal afluencia, en la mente del tartamudo, de ideas parásitas y diferentes a la que en realidad quiere expresar. Ese remolino de ideas es el que bloquea el cerebro total o parcialmente y provoca el tartamudeo al hablar.

Jose Alberto sabe de lo que habla, ya que desde niño ha sufrido este problema. Afirma que "hice de casi todo para superarlo, desde sesiones de logopedia y psicología hasta gárgaras con vinagre y otros tratamientos", que no dieron resultado.

Añade que "a los 30 años llegué a padecer una tartamudez terrible, me mordía la lengua y tenía fuertes espasmos, estaba desesperado, pero no me resigné y seguí luchando". El ansia que tenía por encontrar una solución al problema que sufría lo espoleó en su búsqueda y fue una noche de 1982, cuando residía en Madrid, cuando pensando en el tema saltó la chispa en su mente. "Me levanté de la cama como enfebrecido con la idea del aparato y al día siguiente compré los componentes necesarios y monté el primer ritmosensor", rememora con ilusión.

Dispositivo electrónico

Asegura que la tartamudez se puede corregir si a la persona que la padece "se le suministra un ritmo artificial continuado perceptible por los sentidos, de modo que hasta su completa rehabilitación pueda expresarse correctamente al compás de dicho ritmo".

Ese ritmo es lo que proporciona el invento de este monfortino, un pequeño aparato que bautizó como ritmosensor de frecuencia variable (RSFV). "El dispositivo electrónico es la aplicación práctica del principio apuntado", comenta y añade que se trata de un sencillo "mecanismo electrónico, alimentado por una pila, que proporciona pulsos rítmicos perceptibles para los sentidos del tacto, el oído o la vista", que ayudan a evitar el remolino de ideas no deseadas que provocan la tartamudez, según la teoría del inventor.

El método, titulado Ritmo contra tartamudez, que difunde a través de Internet, explica su uso y fija pautas a seguir para lograr la efectividad del sistema ideado por Amaro, en el que, según precisa, "el resultado final dependerá de la voluntad de la persona que quiere vencer su tartamudez, ya que el aparato, por sí solo, no es mágico y no soluciona la disfunción del habla solo por colocárselo", sentencia.

EL DATO

Reconocimiento Componentes de fabricación gallega

El dispositivo está fabricado por entero en Galicia. La carcasa es obra de un grupo de diseño ferrolano. El molde lo fabricaron las firmas Untigal y Mepronor de O Porriño y los circuitos internos pertenecen a la firma ourensana Elycon. El embalaje lo hace la firma leridana Shalom.

La mayor demanda procede del cono sur

La mayor demanda del ritmosensor procede de Sudamérica, en especial de México, Perú, Argentina y Uruguay. También del centro educativo Ikasteries, del País Vasco. De esos lugares ha recibido multitud de mensajes de padres interesados en el método para tratar de vencer el problema de tartamudez de sus hijos.

Sin ninguna ayuda, y oferta a Bienestar

López Amaro ha sacado adelante su proyecto sin ninguna ayuda oficial, solo a base de tesón y con la idea de poder ayudar a otros que, como él, sufren el problema. Ahora tiene en mente intentar entrevistarse con la Consellería de Bienestar para ofrecer su método, ya que cree que es algo útil y exportable .

Reconocimiento

El invento del dispositivo contra la tartamudez cuenta con el certificado de reconocimiento de la Asociación Internacional de Logopedia y Fonotría de Lausana, en Suiza. José Alberto, todo un ejemplo de tenacidad en la búsqueda de una solución a la tartamudez, comercializa el aparato y el método de uso a través de la red, al precio de 300 euros, incluido el IVA .