El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

Los viticultores piden lluvias para salvar esta cosecha

La falta de lluvia y la variabilidad entre denominaciones de origen marcan las previsiones de la próxima cosecha 2010

SARA PRIETO SANTIAGO   | 15.08.2010 
A- A+

Tareas de vendimia en la zona de Doade, en Sober, en la comarca ourensana de la Ribeira Sacra

Este mes de agosto es clave para determinar las fechas de la vendimia. Si las temperaturas altas persisten y la lluvia no se deja ver, podría darse un adelanto significativo, aunque las previsiones difieren entre las cinco denominaciones de vino de Galicia.

"Nos encontramos en unas condiciones de sequía demasiado prolongada y nos vendría bien alguna lluvia", afirma Agustín Lago, jefe del departamento técnico del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Rías Baixas. Esta situación podría suponer iniciar una semana o diez días antes la vendimia, que normalmente comienza en la tercera semana de septiembre en esta denominación. "Veremos cómo evoluciona el tiempo y si podemos aguantar sin problemas o adelantamos la vendimia unos días", dice.

La gran cantidad de días soleados y escasa lluvia, más propios de este verano contrastan con la cantidad de lluvias y heladas del invierno pasado, que dejarán su huella en las cosechas gallegas. De esto se hacen eco las cinco denominaciones de origen vitivinícolas.

Desde la bodega Vía Romana, de la Ribeira Sacra, califican 2010 como "un año complejo ". "La cantidad de uva va a ser menor debido a las condiciones climatológicas, especialmente adversas. El exceso de humedad en el momento de brotación ha afectado negativamente a la producción. Se estima que baje en torno a un 30 % respecto al año pasado", afirma el gerente de la bodega, Juan Luís Méndez.

Lo mismo destacan desde el Consejo Regulador de Valdeorras, donde su técnico Jorge Mazaira prevé que las grandes heladas disminuirán las previsiones inicial de alcanzar los 6 millones de kilos hasta cifras similares a las de 2009, sobre 4 millones.

En el Consejo Regulador del Ribeiro esperan una buena cosecha, superior a la del año pasado. Sin embargo, como asegura uno de sus técnicos Pablo Posada, "la calidad va a depender mucho de estos últimos días". Las mejores condiciones se podrán alcanzar si las temperaturas son moderadas y no hay grandes variaciones durante el día.

La situación en la bodega de Ladairo, perteneciente a la denominación de origen de Monterrei, es aún más acentuada: la escasez de lluvias de este verano y las heladas del invierno han reducido su cosecha en un 50% que, estima, dejará la producción en unas 40.000 botellas.

Para equilibrar la balanza, el tiempo de este verano conlleva aspectos positivos: el control natural de los brotes de mildiu. Las altas temperaturas traen consigo que la acción de los hongos se paralice.

Pese a que las enfermedades típicas no aparecen, surgen otras más peculiares, como el estrés hídrico, cuando la uva demanda más agua que la cantidad que tiene disponible por el clima.

El tiempo no ha castigado a todos por igual y algunas bodegas han sido más afortunadas. Este es el caso de la bodega Gargalo, propiedad del diseñador Roberto Verino. La orientación de sus terrenos, protegidos del viento norte, y la gran cantidad de lluvia caída durante todo el año han dejado una cosecha que su técnico ha calificado de "extraordinaria", con unas uvas con mucha carga, que han obligado, incluso, a rebajarlas mediante la "poda verde".

LA IMPORTANCIA DEL TRAMO FINAL. Aunque las condiciones meteorológicas de todo el año influyen en la vendimia, el mes previo resulta determinante en la calidad. Así lo demuestras la cosecha del 2009, que llegó a unos récords de calidad históricos, con 47.000 millones de kilos. Por tanto, puede aún ser pronto para vaticinar las características finales de la vendimia 2010. La variación o no de las temperaturas y la falta o abundancia de lluvia en las próximas semanas serán las que de verdad dicten sentencia.

Agustín Lago

Técnico del C.R. Rias Baixas

"Ahora mismo nos vendría bien una bajada de las temperaturas y también un par de días de lluvia''

Jorge Mazaira

Técnico del C.O de Valdeorras

"Disminuirán las previsiones iniciales de seis millones de kilos a cifras similares a las del año 2009"

Juan Luis Méndez

Gerente de Vía Romana

" El exceso de humedad en el momento de la brotación afectó negativamente a las viñas"