Galicia Hoxe Radio Obradoiro CorreoTV Terras de Santiago Anova multiconsulting
Google

Viernes 01.08.2014  | Actualizado 09.05 Hemeroteca web  |  RSS   RSS

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

Xesús Palmou: “Galicia estudia cambiar el régimen de gananciales por separación de bienes”

Coordinador en la Comisión Superior de Dereito Civil Galego y Conselleiro de Contas

MÓNICA NOGUEIRA SANTIAGO  | 27.02.2011 
A- A+

Cinco años después de la última modificación de la Ley de Dereito Civil Galego los expertos que forman parte de la comisión superior para el estudio y desarrollo del derecho propio de Galicia analizan si procede acometer alguna modificación. Una de las cuestiones que más justificaría esta reforma es el régimen económico de los matrimonios, a juicio del conselleiro del Consello de Contas Xesús Palmou, coordinador de uno de los grupos de trabajo de la citada comisión (dependiente de la Consellería de Presidencia, Administracións públicas e Xustiza). Palmou sostiene que la actual realidad social justifica que "Galicia estudie cambiar la aplicación supletoria del régimen de gananciales por la separación de bienes". Se trata de una reforma de "profunda trascendencia social", por lo que la Xunta quiere "abrir el debate" en la sociedad y, si llegase finalmente la decisión, "alumbrar una reforma por consenso". Como uno de los padres de la legislación gallega de las parejas de hecho lamenta que esté pendiente una cuestión de inconstitucionalidad, pero tranquiliza a las personas que se hayan acogido a esta ley porque "el registro de parejas de hecho está funcionando con absoluta normalidad y estas uniones están perfectamente reguladas".


¿Por qué estudia la Xunta una posible nueva regulación del régimen económico de los matrimonios en Galicia?

En este momento, si una pareja no regula específicamente su régimen económico, supletoriamente se rige por el de gananciales. Es coincidente con lo que regula el Código civil. Queremos hacer ese análisis y ver si resulta aconsejable hacer un cambio, que consistiría en que el régimen supletorio fuera la separación de bienes.

¿Por qué se optó en su momento por el régimen de gananciales?

Sin ir más atrás, en el Código Civil de 1889 se opta por los gananciales. Entonces, en esa realidad social la pareja está determinada por el sometimiento de la mujer a la autoridad del marido, que es el que tiene la capacidad de administrar los bienes en exclusiva e incluso los privativos de la mujer. El legislador entendió que ante la situación de absoluta desigualdad de la mujer el régimen de gananciales era el más adecuado para protegerla.

¿La sociedad actual exige un cambio?

Hoy vivimos una realidad social completamente distinta. Hay absoluta igualdad de derechos entre las mujeres y los hombres, aunque en la realidad siga habiendo situaciones de desigualdad. La admi-nistración de los bienes gananciales es conjunta, la mujer trabaja. Y otra cuestión es importante: mientras hace 100 ó 150 años el matrimonio era indisoluble, hoy la mitad acaba en divorcio. Su duración media está entre 10 y 15 años. Todo esto tiene relevancia suficiente para que se estudie la conveniencia de introducir ese nuevo régimen de separación de bienes como supletorio.

Pero ¿cree que sería conveniente el cambio?

Creo que para este cambio es necesario que antes haya un debate social, que llegue a los distintos sectores y que se pronuncien, porque es una reforma de muchísimo calado y hay que tener la seguridad de que conecta perfectamente con lo que quiere la sociedad y que no sea una nueva regulación que pudi era estar desconexa. Los nuevos tiempos parece que van más por esta línea.

¿Están avanzados los trabajos?

Como coordinador ya he presentado un esbozo de temas que deben analizarse, y seguiremos en los próximos meses.

¿Se trataría de una reforma complicada o sería sencilla?

Técnicamente es una reforma fácil, apenas afecta a dos artículos de nuestra Lei de Dereito Civil. Lógicamente tendría que haber unas disposiciones transitorias que permitan la subsistencia de las situaciones anteriores a esta ley. Pero la reforma no plantea problemas técnicos, es una cuestión de carácter social, de saber lo que más conviene ahora.

¿Entonces llevarla al papel sería cuestión de poco tiempo?

Sería una reforma que hace el Parlamento y muy fácil, podría ser una cosa de meses. Ahora estamos en período de análisis, pero al llegar a unas conclusiones en la comisión, la Xunta y el Parlamento tendrán la palabra.

¿Sería consensuada?

Creo que debe continuar el esfuerzo hecho hasta ahora en todas las reformas para seguir por el camino del consenso. Me imagino que será así y confío en que así se haga.

¿La modificación afectaría sólo a los nuevos matrimonios?

Sí. Sólo afectaría a los matrimonios que se formen a partir de la nueva ley.

Si se aplica la separación de bie- nes como norma en caso de que los cónyuges no dicte lo contrario ¿se simplificarían mucho las cosas a las parejas que llegan al divorcio?

En este momento en los procesos de divorcio dos cuestiones crean más problemas y dilación de los procesos: la guardia y custodia de los hijos (otro de los temas que se están estudiando en el seno de la comisión) y la disolución de la sociedad de gananciales que, en muchos casos, se prolonga años, con costes elevadísimos. Con el régimen de separación de bienes todo desaparece.

Esta fórmula ya existe en Cataluña y Baleares, y desde hace dos años en la comunidad de Valencia, cuya ley el Gobierno central recurrió ante el Tribunal Constitucional alegando que no tenía competencias ¿Podría ocurrirle lo mismo a Galicia?

No, porque en nuestra ley propia de Dereito Civil ya se regula que el régimen económico supletorio de los matrimonios, que es el de gananciales, con lo cuál podemos modificarla. No parece que en ese sentido nosotros vayamos a tener ningún problema, aunque es otra de las cuestiones que también analizados en la comisión.

Y esa otra cuestión peliaguada que es la custodia compartida ¿también se apostará por ella?

Se podrían abordar las dos reformas conjuntamente. Está claro que lo relativo al régimen económico siempre tiene que ir en la Ley de Dereito Civil, mientras que la custodia compartida también podría regularse al margen. Creo que lo razonable es que se regule en la propia ley. Probablemente los informes van a ser paralelos.

El Tribunal Superior de Xustiza de Galicia planteó dos cuestiones de inconstitucionalidad sobre las parejas de hecho ¿cómo está el asunto?

Aún puede tardarse bastante tiempo en resolverse.

Pueden pasar años hasta el fa- llo, y entretanto ¿qué significa esto para las parejas de hecho actuales y futuras?

La ley está en vigor salvo que el Tribunal Constitucional decrete su suspensión, cosa que en este caso no procede. Existe el registro de parejas de hecho que está funcionando con absoluta normalidad y no hay ningún problema para las personas que se hayan acogido a esta ley. Estas uniones están perfectamente reguladas.

¿Sería deseable una ley específica como existe en otras comunidades?

Efectivamente las demás comunidades tienen una ley específica. Aquí, en 2006 acometimos una modificación de la Lei de Dereito Civil y aprovechamos para regular las parejas de hecho, en lugar de hacer otra ley, ya que suponía un retraso importante. Lo que cuenta es la regulación, que esté como una ley específica o una disposición adicional no es trascendente.

mnogueira@elcorreogallego.es

Escribe tu comentario

Para escribir tus comentarios en las noticias, necesitas ser usuario registrado. Si no lo eres regístrate ahora

1000 Caracteres disponibles

www.elcorreogallego.es no se hace responsable de las opiniones de los lectores y eliminará los comentarios considerados ofensivos o que vulneren la legalidad.

Grupo Correo Gallego
Ante cualquier duda, problema o comentario
en las páginas de El Correo Gallego envíe un
e-mail a info@elcorreogallego.es. Titularidad
y política de privacidad
. Política de Cookies
Auditoría Audiencia Sites
Titulares RSS