Galicia Hoxe Radio Obradoiro CorreoTV Terras de Santiago Anova multiconsulting
Google

Miércoles 27.08.2014  | Actualizado 14.00 Hemeroteca web  |  RSS   RSS

Noticia 143 de 163 noticia anterior de Galicia ambiental Galicia » Galicia ambiental | noticias@galiciaambiental.org

GALICIA AMBIENTAL

Más sobre furtivismo

Tras reflejar en esta sección, la pasada semana, las serias consecuencias del furtivismo cinegético y marisquero para la salud humana (por su falta de control sanitario), fueron varios los correos electrónicos recibidos denunciando situaciones análogas en otros puntos de Galicia.

BENITO GARCÍA  | 24.05.2008 
A- A+

Todos coinciden en apuntar a la falta de vigilancia, como obstáculo para su erradicación. Además de éstos un lector coruñés nos “reprochaba” no habernos acordado del furtivismo sobre especies fluviales y de estuario y, como ejemplo, citaba las recientes denuncias de los pescadores del Mandeo sobre la captura de reos y salmones con marcas de redes “frescas”, lo que indicaría la presencia de furtivos en las zonas de unión de río y ría, para dar captura a salmónidos cuando estos inician el remonte para desarrollar su ciclo reproductivo.

La historia de la importancia y gravedad de este tipo de furtivismo  en Galicia tiene algunos ejemplos dignos de un tratado, más que de una noticia o un artículo. Un buen ejemplo es la
casa-almacén de la guardería del Ulla, conocida como el museo de los horrores, aquí se guardan centenares de artes ilegales incautadas por la guardería durante los últimos años (suficiente
para un museo). Hace dos años los servicios de vigilancia se incautaron de una red, del tipo volanta, de casi 300 metros de largo en la zona intermareal del Río Tambre. En la orillas del Ulla se cuentan por decenas los habitantes de determinadas aldeas a los que faltan dedos o la mano entera (el uso de la dinamita ha sido el responsable de buena parte de estos casos). El Masma o el Lérez figuran también en esta “lista del furtivismo profesionalizado”. Redes, dinamita, cables para “electrocutar” el río, lejía, “grampines” o el lastrado de artes legales, pero fuera de temporada o en  zonas no autorizadas, son sólo algunos de los artilugios que la guardería ha sido capaz de incautar (normalmente al ser abandonados por los furtivos en su escapada tras ser avistados por los servicios de vigilancia).

Como en el caso de la caza furtiva el problema es de la falta de vigilancia y sanción: el número de efectivos de los servicios es ridículo (más desde la pérdida de funcionarios en comisión de  servicio, derivada de la separación del servicio de montes de Medio Ambiente). Casos como el de Noia son un claro ejemplo: media docena de guardas para atender centenares de kilómetros de cursos de agua, alguno tan importante como el Tambre. Sumen a esto que el servicio de inspección se realiza en jornada diurna y será sencillo llegar a un conclusión: perfecto para pillar al que pesca sin licencia, inútil para la lucha contra el furtivismo (que se practica durante la noche y la madrugada). No será la primera vez que pescadores y furtivos se encuentren tomando el primer café del día, los primeros dispuestos a practicar su deporte, los segundos pensando en el botín guardado en el maletero del coche: reos y salmones que no llegaran a desovar antes de morir río
arriba y con ello dar vida al país de los mil ríos.

Escribe tu comentario

Para escribir tus comentarios en las noticias, necesitas ser usuario registrado. Si no lo eres regístrate ahora

1000 Caracteres disponibles

www.elcorreogallego.es no se hace responsable de las opiniones de los lectores y eliminará los comentarios considerados ofensivos o que vulneren la legalidad.

Grupo Correo Gallego
Ante cualquier duda, problema o comentario
en las páginas de El Correo Gallego envíe un
e-mail a info@elcorreogallego.es. Titularidad
y política de privacidad
. Política de Cookies
Auditoría Audiencia Sites
Titulares RSS