El Correo Gallego

Noticia 5 de 57 noticia anterior de 2017 Galicia » Lugares » 2017

4

Muralla de Lugo, viva huella del Imperio que desafía al tiempo

Lugo // Patrimonio de la Humanidad, es la única que construyeron los romanos que se mantiene en pie conservando todo su perímetro original

25.06.2017 
A- A+

El céntrico histórico de Lugo, la antigua Lucus Augusti, está rodeado por una muralla romana de más de dos kilómetros de circunferencia. Esta impresionante fortificación, una de las más grandes de su tiempo, fue levantada entre finales del siglo III y comienzos del IV, en tiempos difíciles para la ciudad desde el punto de vista político y militar. Es la única en los tres continentes por los que se extendió el Imperio romano que conserva íntegramente su perímetro. En el año 2000, la Unesco inscribió oficialmente la Muralla de Lugo en la lista de monumentos declarados Patrimonio de la Humanidad. Posee diez puertas (cinco de ellas antiguas) y el adarve -que mide cuatro metros de ancho- constituye un paseo tradicional extraordinario, considerado una calle más de la ciudad. Coronada por más de ochenta torres, está hermanada con la Gran Muralla China de Qinhuangdao. La leyenda dice que los romanos la construyeron para proteger el Bosque Sagrado de Augusto hace cerca de dos mil años. El material utilizado para su construcción es fundamentalmente la pizarra, y en menor medida, la sillería de granito. Además, contaba con fosos de unos veinte metros de ancho y cinco de fondo, que dificultarían la aproximación de máquinas de asedio y la excavación de minas. La Muralla de Lugo es muy posterior al nacimiento de la ciudad romana de Lucus Augusti. Mientras la ciudad se fundó en el año 14 a.C., la Muralla no se erigió hasta finales del siglo III, cuando Roma comenzó a sentir la amenaza de los pueblos bárbaros. Con los más de diecisiete siglos de historia que la contemplan, la Muralla de Lugo continúa en pie, desafiando cada día el paso del tiempo.