El Correo Gallego

Noticia 4 de 57 noticia anterior de 2017 Galicia » Lugares » 2017

3

Playa de las Catedrales, donde la naturaleza imita a la arquitectura

Lugo // La sucesión de grutas, pasadizos y arcos labrados por el Cantábrico han convertido a esta playa en la más emblemática y visitada de Galicia

25.06.2017 
A- A+

En plena Mariña lucense, en el pintoresco ayuntamiento de Ribadeo, la playa de las Catedrales goza de la merecida fama de ser una de las más hermosas de Europa. No es para menos: la Madre Naturaleza y sus elementos, mar y viento, aderezados por el devenir del tiempo, han obrado el milagro, de tal modo que las bóvedas, los arcos y las galenas esculpidas en la inmensidad de la roca nos recuerdan una grandiosa catedral, llena de armonía y equilibrio. Pero, como suele ocurrir, lo hermoso se convierte casi en inalcanzable y, en este caso, es el mar el que impone sus condiciones de accesibilidad. Por ello, aunque es más que interesante contemplar la playa con la marea alta, recorriendo la parte superior de los acantilados en dirección OesteEste hacia la playa de Esteiro, para disfrutar con plenitud de la visita se debe ir con marea baja, ya que de otro modo la zona es muy difícil de recorrer. Su fama la ha convertido en el arenal más concurrido de Galicia y no para extender la toalla y tomar el sol, sino simplemente para oír como baten las olas mientras se camina de forma pausada entre las grutas (furnas), los pasadizos y los arcos (ollos) que las poderosas aguas del mar Cantábrico y el viento han esculpido por erosión en rocas de pizarra y esquistos que alcanzan los 32 metros de altura. Este será el tercer verano en el que, entre el 1 de julio y el 30 de septiembre, se necesitará una autorización de la Xunta para visitar la playa. Es la única manera de conservar este monumento natural debido a la avalancha de gente que en temporada veraniega quiere acceder a ella. Ubicada en la parroquia de A Devesa, de Ribadeo, la playa está dotada con e todos los servicios necesarios para disfrutar de ella.