El Correo Gallego

Noticia 4 de 14 noticia anterior de Gala de entrega de premios 2016 Gallego del año » Gala de entrega de premios 2016

Los mejores símbolos de la Galicia más tenaz, humilde y excepcional

Los galardonados con los Gallegos del Año, profesionales de destacado éxito en sus disciplinas, representan a la perfección el compromiso con su trabajo

Emilio Santasmarinas, Luisa García Gil, Manuel Manquiña, Emma Lustres y, detrás, Vanesa Rial, Paula Medín, Manuel Domínguez y Cándido Pazos
Emilio Santasmarinas, Luisa García Gil, Manuel Manquiña, Emma Lustres y, detrás, Vanesa Rial, Paula Medín, Manuel Domínguez y Cándido Pazos

KORO MARTÍNEZ - SANTIAGO  | 04.11.2016 
A- A+

Defensora de los derechos humanos a lo largo de su trayectoria vital, la presidenta de Cruz Roja Galicia, Carmen Colmeiro, hizo extensivo su Gallegos del Año a todos aquellos colectivos desfavorecidos que encuentran apoyo en la institución a la que representa, y “a cada uno de los socios y voluntarios que hacen posible cada día que sigamos ayudando a las personas que más nos necesitan”.

Extremeño de nacimiento pero afincado en la comunidad gallega desde hace tiempo, Enrique Domínguez Muñoz, jefe del Servicio de Aparato Digestivo del Complexo Hospitalario Universitario de Santiago, aseguró que “Galicia me lo ha dado todo profesionalmente, una gran mujer y a mis tres hijos, que son mi vida”, y señaló que le gustaría pensar que “este premio es un reconocimiento a la labor que desarrollo aquí para devolver una parte de lo que Galicia me está dando”.

Un reconocimiento que dijo pertenece a todos los médicos, enfermeros, auxiliares, administrativos y celadores del hospital.

María José López Couso, decana de la Facultade de Filoloxía de la Universidade de Santiago de Compostela (USC), dedicó este reconocimiento a su familia y amigos, así como “ás arredor de 1.700 persoas que forman parte dos distintos colectivos da Facultade de Filoloxía da USC”.

Un gran equipo cuyo objetivo está en lograr que la de “Filoloxía continúe a ser a facultade de referencia no ámbito das Humanidades na USC, a facultade de Filoloxía mellor, máis dinámica e máis produtiva do Sistema Universitario Galego; un referente a nivel internacional en moitas áreas de especialización”.

Para la decana, el premio es un estímulo para “facer da USC esa universidade pública de prestixio da que todos nos sentimos orgullosos de pertenecer”.

El catedrático de Medicina Genómica y presidente de Euroespes, Ramón Cacabelos, mostró su gratitud por lo que esta distinción significa de reconocimiento al ámbito científico, y destacó que “ciencia y tecnología son el principal motor” de la sociedad.

Para Cacabelos, los Gallegos del Año son un estímulo a los excepcionales, “también desde lo común, como todas esas mujeres que tras las paredes de sus hogares forjaron nuestra conducta sin laureles ni ruido mediático”.

José Rivas Rey, catedrático de Electromagnetismo de la USC, quiso compartir un galardón que recibió con ilusión con “a miña familia e amigos e todos os profesores e investigadores que traballan duro e silenciosamente nas súas aulas e laboratorios”, y resaltó que “eles son realmente os protagonistas que traen coñecementos e valores que permiten que avancemos para un futuro mellor”.

Pilar García-Cernuda Lago, por su parte, dijo sentirse emocionada con la distinción, y se consideró “una privilegiada porque cambié de profesión y acerté, lo que me apasiona es ser periodista”. Y en un día de marcada actualidad política como el de ayer, deseó al presidente Alberto Núñez Feijóo “que empiece su tercer mandato con suerte porque así nos irá muy bien a los gallegos”.

La arquitecta y empresaria Luisa García Gil, que tuvo un recuerdo especial para sus allegados ya desaparecidos, se mostró reivindicativa al indicar que “en Galicia, desgraciadamente, ha faltado y falta reconocer la importancia crucial del urbanismo como herramienta para ordenar y proteger el paisaje con una visión de Estado, a largo plazo”.

Y agradeció “a Galicia por haberme adoptado y gracias a ti, José Ramón, mi marido, gran gallego, valioso y discreto que me has enseñado las claves y secretos de tu tierra”. Y también a sus hijos, María Luisa y José Ramón, “por apoyarme siempre a lo largo de mi vida y haber soportado tantas ausencias por mi adición a mi profesión y al trabajo”.

Cándido Pazos López, artista multidisciplinar, consideró que “nada puede alegrar más a un compostelano que ser significado por el medio de su ciudad, de una Compostela universal, plena de personalidades, méritos e instituciones”.

Y tras señalar que el premio, “además de suponer un honor, me compromete un poco más con mi tierra”, dio las gracias a su familia, amigos “y a las musas de la vida, sin las cuales ni yo ni mi obra tendríamos el sentido de florecer, dibujar nuestro renacer con cada día en este Santiago meta de Europa y Camino de eternidad, y el jardín más hermoso que un artista pueda soñar”.

El empresario Emilio Santasmarinas Raposo, que leyó un poema suyo inspirado en Compostela, quiso compartir el premio con su familia, amigos y colaboradores “por obsequiarme con ese cariño, con ese bienestar necesario para que mi imaginación, optimismo, ilusión y alegría hicieran que mi estado de ánimo tuviera ese ambiente tan favorable”.

Manuel Domínguez Carrete, chef del restaurante Lúa de Madrid con una estrella Michelin, agradeció el galardón por reconocer la gastronomía gallega, que ve en un gran momento, y se lo dedicó a su familia y más estrechos colaboradores. Además, tuvo una mención especial para su padre y para el periodista Enrique Beotas, “quienes me enseñaron el valor de la honestidad y humildad, y a ser feliz haciendo felices a los demás”.

Desde la escena

Con el talento joven

La productora de Vaca Films Emma Lustres, que recordó que detrás de su compañía “hay dos emprendedores que un día soñaron con hacer películas de éxito desde Galicia”, reclamó a los políticos “que luchen con todas sus fuerzas por la igualdad de oportunidades de los niños y jóvenes”. Tras subrayar que “este país no se puede permitir perder el talento del 50% de las personas que componen esta sociedad”, en referencia a las mujeres y al machismo imperante, dedicó su premio “a los motores de mi vida, a mi amor Borja, y a mis angelitos Yago y Cayetana”.

El actor Manuel Prieto, ‘Manquiña’, reconoció que si sus padres vivieran estarían “encantadísimos e alucinando” al ver que su hijo entraba en el selecto club de los Gallegos del Año, y agradeció a “esta cidade universal, na que atopei a miña xoia, Catalina, e os meus fillos, Sara e Manuel, que souberon modelarme e facerme mellor persoa e profesional”.