El Correo Gallego

Gente y comunicación | sociedad@elcorreogallego.es

méxico

Descartan un fallo mecánico en el siniestro en que murió Mouriño

Insisten en la hipótesis "más seria" de que la turbulencia generada por otro avión causó la caída del jet donde viajaba el ministro del Interior, hijo del presidente del Celta

AGENCIA • MÉXICO   | 23.01.2009 
A- A+

Las autoridades mexicanas descartaron ayer un fallo mecánico en el accidente aéreo en el que murió el ex ministro del Interior Juan Camilo Mouriño, hijo de Carlos Mouriño Atanes, presidente del Celta de Vigo.

El director de Aeropuertos y Servicios Auxiliares, Gilberto López Meyer, presentó los últimos avances de las investigaciones en una visita al hangar en el que se encuentran los restos del avión tipo Learjet 45 accidentado en noviembre antes de aterrizar en el aeropuerto de la capital de México. López defendió la hipótesis "más seria" de que la turbulencia generada por una aeronave que le precedía causó el accidente, aunque reconoció que pudo existir un error de los pilotos.

El accidente causó la muerte de los nueve tripulantes y de otras ocho personas que pasaban por la avenida sobre la que se precipitó el jet ejecutivo. "La hipótesis que puede ser más seria es la turbulencia pero hay que esperar los resultados (definitivos) de la investigación", sostuvo el alto cargo. "La posibilidad de que hubiera habido o no errores humanos está en un proceso intermedio, asimismo la posibilidad de un problema de mantenimiento", agregó, pero subrayó que no hay ningún indicio de momento que sugiera un fallo mecánico.

Las autoridades esperan que a finales de 2009 se conozcan las conclusiones finales de la investigación, en las que participan expertos internacionales, principalmente de EEUU y Reino Unido.

Se presume que en el momento de iniciar su aproximación al Aeropuerto Internacional de Ciudad de México la pequeña aeronave no guardó la distancia adecuada con un avión de mayor tamaño que la precedía, y pudo ser afectada por la llamada "turbulencia de cola" y precipitarse a tierra.

Las autoridades revelaron en su momento que el piloto de la aeronave carecía de la experiencia necesaria para operar ese tipo de aparatos, y en las grabaciones previas al choque se constató que el copiloto tomó el mando del jet instantes antes de caer.