El Correo Gallego

Gente y comunicación | sociedad@elcorreogallego.es

sentencia

Primera condena del Supremo a un bar por lesiones derivadas del ruido

El Alto Tribunal aumenta la pena al propietario de un 'after' de Barcelona a cuatro años de cárcel // El fallo considera que, aunque no hubo un grave riesgo para la salud de los vecinos, sí se produjo un padecimiento menor

C.N./EFE • MADRID   | 03.12.2009 
A- A+

Efe
Una mujer muestra uno de los carteles de su balcón en contra de los ruidos causados por una discoteca
FOTO: Efe

El Tribunal Supremo ha calificado por primera vez de falta de lesiones el menoscabo causado en la salud de los vecinos afectados por el ruido de un after, y por el que la Audiencia de Barcelona condenó a su propietario a cuatro años de cárcel por un delito contra el medioambiente.

El alto tribunal ha aumentado así la pena impuesta al propietario de un bar de Barcelona que funcionó ilegalmente como un after, al condenarle también a una multa de 2.700 euros por nueve faltas de lesiones.

La sala de lo penal del TS ha estimado así parcialmente el recurso que presentó el fiscal contra la sentencia de la Audiencia de Barcelona que, en noviembre de 2008, condenó por un delito contra el medioambiente a Gabriel Alejandro Fernández, propietario del bar 242 de la calle Entença de Barcelona, pero le absolvió de los nueve delitos de lesiones de los que le acusaba el Ministerio Público.

El TS da la razón al fiscal, al considerar que la Audiencia Provincial debió también de condenar al propietario del bar por falta de lesiones, ya que la sentencia reconoció que los vecinos sufrieron insomnio, dolores de cabeza y mal humor, aunque no necesitarán tratamiento.

Aunque no existió "grave riesgo para la salud psíquica y física" de los afectados, se produjo un "padecimiento menor" que supuso un menoscabo para su salud "necesariamente asociado al insomnio provocado durante meses y con el dolor de cabeza como síntoma", dice el Supremo. El Alto Tribunal destaca que los vecinos se vieron obligados a soportar durante unos seis meses, en horario nocturno, los intensos ruidos generados por la actividad ilegal del bar que les impedía descansar y dormir.