El Correo Gallego

Gente y comunicación | sociedad@elcorreogallego.es

música

"Si quisiese dinero escribiría diez temas en gallego y me forraría"

Silvia Penide lamenta falta de apoyos por no usar el idioma de Breogán // Se define como cantautora pop por canciones francas, "personales y próximas" // Cumple diez años en los escenarios y lo celebra en el Rosalía de Castro

DANIEL DOMÍNGUEZ • A CORUÑA   | 16.12.2008 
A- A+

C.F.
Silvia Penide dentro del teatro Rosalía de Castro de A Coruña, donde actúa el miércoles próximo
FOTO: C.F.

Silvia Penide habla igual que escribe: sin cortarse. Su nombre quizás no sea todavía muy popular, pero ha cumplido diez años con la guitarra a cuestas, recorriendo todos los bares de Galicia que le prestaron un rincón para hablar de cómo se siente, de su vida, de la de todos. Con su tercer disco, Desafiante Crónica (Falcatruada), ha logrado aumentar su popularidad y dedicarse por fin a la música, a la que llegó de casualidad, lanzada desde la habitación en que garabateaba canciones.

Es franca y no oculta cierta tristeza por la falta de algún apoyo por no cantar en gallego. "Si quisiese dinero escribiría diez temas en gallego y me forraría", dispara. En Madrid perciben su "melancolía positiva" como genuinamente gallego, pero aquí cierto ambiente cultural le censura no usar la fala de Rosalía.

Su carrera sube como la espuma y mientras escribe las canciones de Una tormenta, su nuevo disco, escucha a Triana, Leonard Cohen o Devendra Banhart -"recomendaría Santa María da Feira, que la pongo cuando me levanto", dice-. Mañana actúa en un escenario mítico y en casa, pues ella es de Meicende: el teatro Rosalía de Castro de A Coruña. Habrá sorpresas e invitados.

- Tras diez años de carrera y tres discos, ¿qué queda de la Silvia que empezó?

- La misma ilusión. Considero que estoy empezando todavía, aunque echas la vista atrás y ves que hay un trabajo hecho. Esta profesión es una carrera de fondo y tienes que seguir caminando cada día.

- ¿A nivel personal qué ha cambiado?

- Se nota que no hay la misma ingenuidad que tenía hace diez años. A nivel personal noté mucho que algo vocacional se convirtió en una profesión. Tuve que aprender a llevarlo porque, aunque te gusta, es peligroso. Es una profesión atípica y no estaba por la labor de aventurarme.

- Te han etiquetado como cantautora y como solista pop, ¿cómo te definirías ante alguien que no te haya escuchado aún?

- Creo que hago canciones muy personales y muy próximas. Por lo que veo en la gente, es fácil identificarse con ellas. Me definiría como cantautora pop...o no una cantautora al uso (risas).

- Las canciones son todas amargas y melancólicas. ¿Un cantautor no puede cantar sobre algo alegre o frívolo?

- Eso me lo dicen mucho. Pero la gente entiende muy bien mi manera de escribir. Aunque en la primera escucha puede parecer un disco triste o lánguido, la gente entiende que es una melancolía positiva. Rozo la profundidad con que también a veces me lo tomo todo muy de coña.

- 'Desafiante crónica' marca un punto de inflexión en tu carrera. ¿También has cambiado tu forma de escribir en las canciones que estás preparando?

- Sí, me influye todo muchísimo. En la parte de producción conlleva mucha más entrega también y me implico más en todo el proceso. A la hora de escribir voy a sorprender a mucha gente, a mí la primera. Va a ser un disco más intenso y se va a titular Una tormenta y va a hablar más en positivo de cómo nos influye el tiempo. No del cambio climático (risas), sino de cómo un día de lluvia estás más triste

- A principios de año presentaste el disco en Madrid. ¿Qué tal la acogida, ahora que hay un bum de cantautoras?

- No las tenía todas conmigo. Estaba a la expectativa. Fue todo muy bien. - Tengo una teoría: propuestas como la tuya, con un estilo musical no propiamente gallego, se ven allí como algo exótico, cuando en el circuito madrileño de salas hay gente haciendo cosas parecidas. ¿Tuviste esa sensación o son cosas mías?

- Creo que la melancolía sí puede considerarse influencia gallega. He estado tocando en muchos sitios y creo que, como público, los gallegos somos muy sentimentales, de lágrima fácil. Pero a veces siento eso en Galicia o en los medios de comunicación, que por no cantar en gallego automáticamente te hacen a un lado sin saber por qué. Es una cuestión de idioma

- Pero una guitarra no tiene idioma...

- Pero tiene matices y acaba hablando a veces. .

ddominguez@elcorreogallego.es