El Correo Gallego

Portada  |   RSS - Portada RSS

intolerancia

Agresiones homófobas en un local de ambiente del casco viejo de Santiago

Tres jóvenes irrumpieron de madrugada en un local de ambiente del Casco Histórico para insultar a los clientes // Cuando el dueño del establecimiento intentó sacarlos, lo tiraron al suelo y le dieron una paliza // Cinco personas acabaron con contusiones en el hospital

REDACCIÓN • SANTIAGO   | 21.08.2006 
A- A+

Gallego
Tres gamberros entraron de madrugada en el local para insultar a los clientes y agredir a cinco personas
FOTO: Gallego

Tres jóvenes, de 18, 20 y 23 años, alguno de ellos nacido en Santiago, protagonizaron la madrugada del sábado al domingo un altercado en un local de Compostela, que se saldó con cinco personas en el hospital Clínico.

Estos jóvenes llegaron al establecimiento Forum, ubicado en la rúa Travesas número 4, en torno a las cuatro de la madrugada. "Habría unas treinta personas. Es un local de ambiente, así que la mayoría éramos chicos y chicas gays y lesbianas que estábamos bailando o tomando una copa con nuestras parejas", informan a este diario algunos testigos.

Los tres jóvenes se negaron, en un principio, a pagar los dos euros que cuesta la entrada. "Así que estuvieron un rato en la puerta con el propietario del establecimiento hasta que los dejó pasar", comentan algunos de los clientes.

"Yo estaba con mi novio, y se vinieron a meter con nosotros. También lo hicieron con otra chica que bailaba con su compañera. Puedo dar la descripción de dos: uno era bajito y grueso, mientras que el otro era moreno y más alto. Ambos vestían ropa de estilo rapero. Se pusieron en medio de las chicas para insultarlas", señala este testigo.

La tensión en el interior del local Forum fue en aumento hasta que "estos individuos empezaron a romper vasos y tirar botellas", explican algunos de los presentes. Fue en este momento cuando el dueño del local, Pepe Bariloche, intentó echarlos. "Lo consiguió a duras penas", dicen sus clientes, pero cuando los gamberros estaban ya en la puerta comenzaron a agredir al propietario. "Lo tiraron al suelo y le dieron patadas en la cabeza, así que fui en su auxilio", afirma su mujer, María José Rial, que resultó lesionada en una mano. Algunos clientes les ayudaron y, al final, consiguieron meterse todos dentro del local, mientras los individuos "seguían aporreando la puerta", explica María.

Cuando llegó la Policía Nacional los cogió en esta escena. Una ambulancia del 061 se llevó a Pepe al hospital. Desde Urgencias comunican, además, que fueron atendidas otras cuatro personas. Todas fueron ya dadas de alta.

Pepe Bariloche y su mujer presentaron denuncia ante la Comisaría de Santiago, aunque María reconoció a este diario que se sentía un poco decepcionada porque "una hora después de suceder todo, cuando aún nos atendían en el hospital, los agresores ya estaban en libertad".

LA POLÉMICA

Quejas por no poder denunciar

Alfredo Saborido, testigo de los hechos y representante de Aturuxo (Federación das asociacións lésbico, gais, bisexuais e transexuais de Galiza), indicó ayer a este diario que "fuimos a la Comisaría de Santiago a primera hora de la mañana a poner una denuncia contra los agresores por su comportamiento homofóbico, pero los policías no nos han dejado".

Juan Bautista, comisario en funciones desde que dejó su cargo Enrique de León, manifestó, sin embargo, que "Alfredo y sus compañeros indicaron a los agentes que habían visto la pelea, y que querían declarar, pero a esas horas el dueño del local no había presentado todavía denuncia alguna. Ésta no se hizo hasta las 12.00 horas, poco después de salir del hospital", aseguró.

"Si alguno de los testigos quiere dar información sobre los hechos, o matizar cualquier cosa, puede venir a la Comisaría cuando quiera", añadió .

LAS CLAVES

Acudió la Policía Local y Nacional

Poco después de que los jóvenes empezasen a romper vasos y botellas, algunos de los clientes ya habían llamado por teléfono a la Policía. Así, dos patrullas de los municipales llegaron al local, situado en la rúa Travesas, a las 5.15 horas del domingo, pero ya sus compañeros de la Nacional estaban arrestando a los agresores.

Una gamberrada de unos ¿borrachos?

No hay ningún indicio, según fuentes policiales, que haga pensar en la afiliación de los agresores a ninguna agrupación ideológica. "Se trata de unos jóvenes que estaban bebidos", comentan algunas fuentes. Otros dicen, sin embargo, que "de ebrios, nada". Al parecer, uno de ellos es de Santiago, y otro de Ribeira.

Se les identificó y quedaron libres

La Policía Nacional se llevó a Comisaría a los agresores, los identificó y, luego, los puso en libertad. Y es que, según palabras de los especialistas, "no se les podía meter en la cárcel, porque los golpes sólo produjeron contusiones". Los clientes afectados, sin embargo, mostraron ayer su voluntad de presentar nuevas denuncias contra estos jóvenes violentos .