El Correo Gallego

Opinión | opinion@elcorreogallego.es  |   RSS - Opinión RSS

otras letras

JULIO GONZÁLEZ PUENTE

Nuevas disciplinas

26.01.2007 
A- A+

Un ministro de Educación del Régimen anterior visitaba a Ramón Otero Pedrayo, ya gravemente enfermo. Al despedirse, don Ramón le dijo, poniendo el alma en sus palabras: "Señor ministro, salve el griego". El ministro probablemente no entendió nada, porque don Ramón le pedía la salvación no del griego en sí mismo, que poca cosa es, sino de lo que representaba en sentido amplio: la tradición, la cultura, las humanidades; en definitiva, todo lo que vale la pena conservar y cultivar.

Sistemáticamente cayó el griego, el latín, la filosofía y, últimamente, se redujeron las horas lectivas de Lengua en beneficio de la Matemática. El poder no descansa en su actividad reguladora de la Educación y siempre, a mi juicio, tendiendo a lo peor. Leo estos días una cosa que me produce cierta hilaridad: se trata de que en una futura ley de educación se incluye una nueva disciplina que se llama algo así como "técnicas de diálogo y solución de conflictos". Hermoso, lo confieso.

Yo no sé en qué puede consistir esto aunque reconozco, con todo el humor que me es posible, que la solución de conflictos es importante ya que la vida, en sustancia, es puro conflicto con los demás y con uno mismo. Pero para el viaje del diálogo no necesitábamos alforjas ya que, allá por el siglo V antes de Cristo, la técnica del diálogo la inventó Sócrates en sus paseos por las plazas de Atenas formulando preguntas a sus discípulos para suscitar respuestas que generaban el conocimiento. Era la mayéutica, o sea, la partera de las ideas mediante la conversación. Miren las vueltas que da el mundo. Sócrates no hizo nada, no escribió nada pero fue, posiblemente, el creador de la cultura occidental. Vamos a enseñar ahora el diálogo a los escolares pero me temo que con las nuevas enseñanzas pocas ideas aflorarán porque el mundo de la cultura quedó fuera de la enseñanza. Dialoguemos, pero ¿sobre qué? Éste es el asunto candente.