El Correo Gallego

Comarcas » Tierras de Compostela

El porquiño á brasa suma y sigue en Amil

Dos mil personas acudieron ayer a la cita culinaria // La fiesta, que cumplió los 18, sigue creciendo

M.G.C. • MORAÑA  | 27.08.2007 
A- A+

Conde
En Amil se asan cada año más ejemplares para la fiesta
FOTO: Conde

Moraña volvía a exhibir ayer su poderío festeiro y gastronómico con el porquiño á brasa de la parroquia de Amil. La cita, que cumplió dieciocho años, reunió a más de 2.000 personas en este feudo del asado al más puro estilo pampero.

La faena de los expertos asadores de Amil comenzó de madrugada. Aún no eran las cinco y ya las brasas estaban listas para dorar a un total de 152 ejemplares, criados en granjas porcinas de Silleda.

Los novatos en el arte culinario de Amil observaban desde la barrera la rica estampa de los porquiños, de los que horas después, sólo quedarían los huesos. Al filo de las dos de la tarde, llegó la avalancha: particulares con ollas, restaurantes y comensales en busca de los compañeros de mesa para el sorteo de lotes. Cada uno de éstos, para 20 personas, se compone de un porquiño, de unos 16 kilogramos, dos empanadas (de zorza y bacalao con pasas); 12 botellas de Barrantes; seis de agua; cuatro moletes de pan, dos bicas y café con gotas incluido. El chaparrón de la mañana refrescó el ambiente en Amil, donde el calor de la fiesta continuaría por la tarde con la sesión de juegos populares. La cita se ha consagrado ya como un clásico para despedir a lo grande el mes de agosto. Otros recuperaban en la mesa las calorías perdidas con la dura tarea del asado.