El Correo Gallego

Portada » Hemeroteca Web

solidaridad

"En cooperación, moitas veces se pode achegar máis desde aquí mesmo"

Medio centenar de gallegos trabaja contra la pobreza en 20 países // Son los más entregados en ayuda al desarrollo, pero también hay cosas que aportar desde casa

I. CASAL • SANTIAGO   | 09.09.2008 
A- A+

Sergio, de pie, trabajó como ingeniero para mejorar la gestión del agua en Jinotega, en Nicaragua

Cerca de medio centenar de gallegos aportan en una veintena de países su grano de arena contra la pobreza. Son los cooperantes de carácter profesional, que ayer fueron homenajeados con el día que lleva su nombre, instaurado por el Gobierno central en 2006. Ellos son la expresión máxima de la solidaridad con el Tercer Mundo, pero para ello, además de voluntad, hace falta una formación específica que no todo el mundo puede acreditar. El mundo de la cooperación deja, con todo, múltiples posibilidades para que todos los demás también arrimen el hombro.

Sergio Fernández fue cooperante durante un año y medio en Nicaragua, y hoy sigue siéndolo, aunque ya desde Galicia, como técnico de proyectos de Enxeñeiros sen Fronteiras (ESF) Galicia. El de Sergio es un perfil cada vez más habitual en la cooperación. Este joven de 32 años, de familia ourensana, tomó contacto con ESF en 1998. Primero fue voluntario, pero más adelante dio el paso de aportar su formación como ingeniero -que completó con un máster en Tecnologías para el Desarrollo Humano- para mejorar la gestión del agua en Jinotega, una de las zonas más deprimidas de Nicaragua.

Hoy es contratado de ESF para encargarse de los diversos proyectos que desarrolla la ONG, un trabajo que realiza desde A Coruña y que, como tantos otros indispensables dentro de la cooperación, valora Sergio, "non require saír do país".

"Para min é cooperante a xente que quere ir ao sur, pero tamén a que traballa aquí. Ir ao país axuda a ter máis motivación, pero moitas veces se pode achegar máis desde aquí mesmo, facendo cousas que non se ven tanto, pero que son tamén importantes. Xa a un nivel máis profesionalizado, pódese axudar [en el propio país] en determinados aspectos que ao mellor non dominan tanto, axudando, por exemplo, a introducir algún tipo de tecnoloxía que alí non teñen", apunta Sergio.

Ingenieros, especialistas en sanidad o educación se encuentran entre los perfiles más necesarios para poner en marcha proyectos in situ, una experiencia que, reconoce Sergio, marca de por vida. "Fai que te plantexes moitas cousas dos valores e do consumismo que hai aquí, se realmente o estamos facendo ben, se este é o modelo. Eu xa teño claro que non, pero agora falta que a xente o comparta".

Doce millones de euros

Además de Nicaragua, la Administración gallega presta apoyo a Honduras, El Salvador, Guatemala, Bolivia, Ecuador, Perú, Cuba, República Dominicana, Haití, Angola, Cabo Verde, Guinea Bissau, Mauritania, Mozambique, Namibia y Senegal.

Galicia sigue siendo una de las comunidades que menos recursos dedica a la cooperación al desarrollo, pero en esta legislatura, destaca el secretario xeral de Relacións Exteriores de la Xunta, Julio Fernández, se han duplicado los fondos, hasta superar los 12 millones de euros anuales.

LAS CLAVES

Darle un carácter más estable

Desde la Xunta, el secretario xeral de Relacións Exteriores, Julio Fernández Mato, señala que los esfuerzos de su departamento se centran en dotar a la cooperación exterior de un rango similar al resto de las políticas públicas del área social y "darlle un carácter estable" para que tenga continuidad temporal. "En paralelo, as políticas de cooperación ao desenvolvemento axudarán a Galicia a fortalecer as relacións institucionais coas áreas nas que se circunscriben e a darlle presenza á nosa comunidade no eido internacional", añade .

Que no se queden en "simples parches"

Son muchos los proyectos de cooperación al desarrollo que se financian con fondos de diferentes administraciones. Pero con estas ayudas, advierte Sergio, se corre el riesgo de que se conviertan en "simples parches para a conciencia do Norte". "A cooperación ao desenvolvemento é algo necesario, pero non serve de nada que, por un lado, esteas mandando, por así decilo, catro duros para facer cooperación se despois nun cumio da FAO no que se fala de soberanía alimentaria non se asina ningún acordo", enfatiza el cooperante.